Érick Sarango “vive” sobre una bicicleta

- 29 de julio de 2018 - 00:00
El corredor nacional Érick Sarango muestra las medallas de oro y plata que ganó en el Mundial para personas con discapacidad intelectual que se disputó en París.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

El ciclista “tricolor” con discapacidad intelectual logró el campeonato mundial de ruta en París. Quiere ser bombero y correr la Vuelta al Ecuador.

El ciclista ecuatoriano con discapacidad intelectual Érick Sarango logró el título mundial en París y ahora anhela convertirse en bombero, correr en la Vuelta al Ecuador y mantener la amistad con Richard Carapaz.

Las fotos, las entrevistas, los autógrafos son ahora parte de la vida cotidiana de Sarango, tras ganar medalla de oro en la prueba de ruta del Mundial, pero su rutina ya estaba marcada, desde los 12 años, por una bicicleta.

Esa consagración, ocurrida el 17 de julio pasado, lo hizo darse a conocer en el mundo del ciclismo, que lo vive a cada minuto, hora y segundo del día, pues es un apasionado del deporte del “caballo de acero”, el cual practica desde los 12 años. Ahora, a los 22, tiene un título mundial y uno nacional en la categoría juvenil con corredores convencionales en 2014.

“La carrera fue muy fuerte, con competidores demasiado duros, pero al final logré la medalla de oro en la prueba de ruta en el Mundial”, rememoró Érick, quien en la cita planetaria también logró la presea de plata en la prueba de contrarreloj individual.

En sus palabras resalta un amor desmedido por defender los colores de su país. “En la prueba de ruta me tocó cuidarme para el embalaje final, meterle ganas, sacarme todos los dolores, sufrimientos, lloros, todo por darle un triunfo a los ecuatorianos”, mencionó Érick, quien estudia en el colegio José Martí de la capital ecuatoriana.

Al cruzar la línea de meta sintió la máxima alegría de su corta carrera, tanto que soñó que estaba en el Tour de Francia, una de las tres competencias más importantes del planeta, junto a la Vuelta a España y el Giro de Italia y que justamente se cumplía mientras Érick se llenaba de gloria.

Su padre Nelson Sarango fue quien lo incentivó a que desarrollara su talento en la bicicleta y que dejara por un momento la natación y el fútbol. “Mi papá, que era ciclista, pero de montaña, me compró mi primera bicicleta, el casco y de ahí no paré hasta ahora”, comentó el deportista, quien quiere ser bombero, pero sin dejar de lado el ciclismo.

El técnico del corredor nacional Jorge Hernández, quien trabaja con él hace más de seis años, reconoció que su pupilo ha venido en un progreso total. “Domina muy bien la bicicleta, es muy disciplinado, entregado al entrenamiento. Gracias al apoyo que recibe de sus padres y de varias entidades, fue posible su progresión”.

El pedalista quiteño tiene como referentes del ciclismo a su padre, al ecuatoriano Richard Carapaz y al colombiano Nairo Quintana.

Érick presume de tener una amistad con el máximo referente actual del ciclismo ecuatoriano (Carapaz), que lo aconseja y mantiene contacto frecuente con él a través de mensajes de texto. “Cuando chateo con él me dice: ‘Qué más campeón’; me da consejos y eso me pone muy contento”, dijo emocionado.

Dentro de esa fascinación por el ciclismo, Sarango tiene un nuevo sueño: correr en la Vuelta al Ecuador 2018, que arrancará el próximo 6 de octubre. “Eso sería maravilloso, correr en esa competencia. Ojalá Dios me bendiga y pueda estar codeándome con otros ciclistas”, señaló mientras se le iluminaban los ojos.

Sobre esto, Hernández no lo quiere apurar porque para una competencia de esa magnitud, donde son 8 o 10 etapas, hay que tener una gran condición física. “Si él encuentra un equipo habría que hacer una preparación muy fuerte y soy del criterio de no apresurarnos”, dijo el estratega cubano-ecuatoriano.

Sarango seguirá persiguiendo sus sueños y quizás el próximo 6 de octubre lo veamos correr en la Vuelta Ciclística al Ecuador. (I)

En detalle  
Tour de Francia
Tanta fue la emoción de obtener la medalla de oro en la prueba de ruta del Mundial al belga Lars de Jong -quien le ganó la contrarreloj- que al despertarse al siguiente día, Sarango soñó que corría en el Tour de Francia.

22 años tiene Érick Sarango, de los cuales ha estado en competencia frecuente en una década.

Amistad con Carapaz
El pedalista quiteño Érick Sarango, de 22 años, puede presumir de ser amigo de su compatriota Richard Carapaz, quien con sus recientes triunfos en el Giro de Italia lo aconseja y motiva. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: