Édwin Ibarra Gracia: “Recorreré de nuevo descalzo el Ecuador”

- 30 de mayo de 2018 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Luego de participar en el Maratón de Lima el 20 de mayo, el manabita estuvo en el Ecuador Trail Tour, primer ultramaratón por etapas del país.

Quedar decimoquinto, llegar con una uña menos, tomarse más tiempo del esperado... para Édwin Ibarra lo de fondo es completar el recorrido, completarlo descalzo, como suele hacerlo. Los 111,15 kilómetros del Ecuador Trail Tour (24 al 26 de mayo) son una meta más en la lista de misiones cumplidas del manabita, quien ahora se alista para el Medio Maratón de Sables.

Durante el Ecuador Trail Tour perdió la uña del dedo medio de su pie izquierdo, ¿en cuál tramo le sucedió?

Fue durante la primera etapa, que estuvo muy intensa, súper técnica, sobre todo en los primeros cuatro y los últimos 20 kilómetros. En los primeros le dimos la vuelta a una parte de la laguna del Quilotoa y allí sufrí esa pérdida. Me distraje un segundo y tropecé con una piedra, una de esas rocas volcánicas que hay en el Quilotoa, me sacó la uña así de vuelo ¡tacs! Se me fue.

¿Cuánto varió su estrategia de carrera a partir de aquello?

Cuando uno corre descalzo no te puedes distraer, me distraje un segundo y ¡pum! la uña. Pues mi carrera cambió por un ratito, pero de nuevo volví a divertirme, a disfrutar del maravilloso paisaje de esta zona del país.

¿Qué viene después de esta temporada?

En septiembre voy a correr el Medio Marathon de Sables en Fuerteventura, en las islas Canarias de España. Allí son 120 kilómetros en cuatro días, es una isla desértica. Debemos llevar nuestra propia comida, cocinarla... es una prueba de supervivencia. Lo que necesitemos lo llevaremos en una mochila durante los 120 kilómetros, es algo extremo.

¿Esta competencia tendrá algún tinte de ayuda social?

Quiero vender mis 120 kilómetros a las personas de todo el mundo que deseen donar vituallas para las personas de escasos recursos de la zona norte de Manabí: Pedernales, Cojimíes, Chamanga... y sitios aledaños. Pueden dar desde una libra de arroz hasta un quintal, o lo que puedan. Todo eso se manejará en redes sociales, con medios de comunicación.

¿Cuándo comenzará la recepción de los donativos?

Esperaba terminar el Ecuador Trail Tour, ya pondré el video en mi canal de YouTube que se llama Édwin Ibarra; allí voy a especificar qué tipo de alimentos, cómo van a ser las entregas... será en el país y en todo el mundo. Para las personas de afuera se abrirán cuentas oficiales, en donde puedan brindar su apoyo. Para vigilar la transparencia del procedimiento todo quedará documentado por los medios de comunicación; la gente debe ver que la ayuda que recibimos se está donando.

¿La de Fuerteventura será su segunda experiencia en el desierto?

Así es, en noviembre del año pasado corrí en seis días los 250 kilómetros del Marathon de Sables, con la calentura del desierto (Sahara marroquín), a más de 52 grados; me quemé los pies, me salieron unas ampollas enormes...

La carrera más dura que ha tenido, supongo...

No, no es esa, más difícil se me hizo correr los 80 kilómetros en Eco Trail París a dos grados bajo cero, eso fue en marzo de este año, terminamos la competencia en la Torre Eiffel, creo que soy uno de los pocos ecuatorianos que ha tenido el enorme privilegio de subir corriendo y descalzo a la Torre Eiffel. Me puse a cantar abajo, junto a la torre.

¿Le gusta mucho cantar?

Aparte de correr, cantar es mi otra pasión. A veces, cuando no corro, me pongo a cantar y cuando corro, canto. Así fue durante la primera etapa del Ecuador Trail Tour,  porque la ruta se me hizo muy larga en tema de tiempo, tanto que si no llevaba mi celular para escuchar música e ir cantando, me volvía loco. Me gusta el vallenato, la salsa, la bachata, ese tipo de canciones...

¿Es el primer atleta que corre descalzo la Marathon de Sables?

Prácticamente es un récord no avalado, porque las entidades que regulan eso no le dan importancia a este tipo de aspectos. Sería bueno si les prestan atención.

¿Este sería su segundo récord Guinness no reconocido?

En 2015 fue un intento de récord Guinness correr descalzo 1.500 kilómetros a lo largo de Ecuador; inicié en Quito y luego me fui a la Costa, a cruzar la Ruta del Spondylus. Cubrí ese kilometraje en 46 días, pero, lastimosamente, por falta de recursos no conseguí la certificación, había que pagar $ 3.800. La marca a vencer era de dos meses, de un británico que corrió su país descalzo. Pienso hacerlo de nuevo en 2019, busco sponsors nacionales e internacionales que quieran unirse a este proyecto.

¿Cuáles son los momentos más críticos y alegres que le sucedieron dentro del deporte?

Lo más triste me ocurrió en el Reto Salud de 2016, en Quito, me caí de la bicicleta, me partí el codo izquierdo, abandoné la competencia y tuve un bajón anímico muy fuerte. Pero allí estuvo mi familia para alentarme. Lo más feliz fue completar el Marathon de Sables. Fue épico, mágico, ser la primera persona del mundo en correr descalza 250 kilómetros. Sé que algún día este hecho será reconocido en el país. Eso me pone muy contento y con más ganas y fuerza de asumir nuevos retos. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: