El calor sacude al US Open

- 28 de agosto de 2018 - 15:56
Djokovic recibió asistencia médica.
Foto: AFP

Ni el partido nocturno de Roger Federer, ni el estreno de Novak Djokovic, ni tampoco el triunfo en la víspera de Rafa Nadal: el calor extremo se llevó este martes 28 de agosto, los focos en la segunda jornada del Abierto de Estados Unidos, cobrándose sus primeras víctimas por el camino.

"No me iba a morir dentro de la cancha, no da para eso", dijo el argentino Leonardo Mayer, uno de los tres jugadores que tuvieron que retirarse debido a golpes de calor en un día en el que las temperaturas y la humedad provocaron que la organización activara un protocolo de emergencia.

"Creo que no hay que jugar más a cinco sets (...) porque hasta que no se muera alguien no van a parar, es imposible. Para mí la única manera es acortar un poco, porque el calor no lo manejamos", sentenció Mayer visiblemente cansado varias horas después de su partido.

Mayer, el italiano Stefano Travaglia y el lituano Ricardas Berankis se despidieron del torneo mientras el serbio Novak Djokovic necesitó de la asistencia médica en su duelo contra el húngaro Marton Fucsovics, ganando el primer set pero inclinándose en el segundo.

"Después de consultas con nuestro equipo médico, hemos decidido aplicar una Política de Temperaturas Extremas para la categoría masculina. Después del tercer set (los jugadores) tendrán un descanso de 10 minutos", anunció el Director de Comunicación del torneo, Chris Widmaier, ante la prensa.

Esta es la primera vez en la historia que se aplica esta política en la rama masculina en el Abierto de Estados Unidos.

Pero no es la primera vez que pasa. No en vano, en 2010 la bielorrusa Victoria Azarenka se desmayó en su partido de segunda ronda ante la argentina Gisela Dulko en 2010 y, en 2014, el estadounidense Jack Sock se retiró tras desvanecerse en la misma instancia ante el belga Ruben Bemelmans

En esta edición, los jugadores tendrán 10 minutos entre el tercer y el cuarto set para poder ir al vestuario y refrescarse pero no podrán tener ningún contacto con su entrenador.

Sin embargo, para Mayer fue peor el remedio que la enfermedad: el argentino, que había cedido las dos primeras mangas, remontó un 0-3 en la tercera para ganar el tercer set cuando se retiró al vestuario para descansar; pero, tras la reanudación, tuvo que abandonar.

"Ha sido un golpe de calor me parece, no aguanté (...) Intenté y no podía, no me daba el cuerpo. Y cuando gano el set, me voy al baño y cuando vuelvo ya no podía. Cuando he ido al vestuario he visto a varios ahí tirados, igual que yo. Es muy duro", apuntó el albiceleste. (D)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: