No es un maestro celoso de sus secretos

Del Duca encuentra paz en cada sumergida (Video)

26 de julio de 2014 - 00:00

No es un maestro celoso de sus secretos

Es marzo de 2014. Liverpool está fría. Se disputa el 5th Northern International Great Freediving Competition, una de las más exigentes pruebas internacionales de apnea. Gran parte de la élite mundial de esta particular disciplina subacuática ha llegado a la ciudad de The Beatles.

En la piscina, los atletas ofrecen impresionantes demostraciones físicas y de resistencia. Marcas sobrehumanas sobrepasan los 150, 200 metros de desplazamiento bajo el agua, sin respirar. Culmina el evento y Antonio del Duca, venezolano y único apneísta latinoamericano presente en el torneo, es llamado al podio. Cientos de aplausos europeos resuenan, estridentes, en todo el complejo de piscinas.

Antonio aún no ha entendido del todo el porqué de tanto alboroto. Quizás aún se mantiene muy relajado por el alto grado de concentración que exige la apnea, pero sus marcas han sido tan buenas que el primer lugar, indiscutiblemente, es suyo. La apnea internacional ha coronado a su nuevo Neptuno. Y Venezuela suma otro oro.

Del Duca es uno de los mejores apneístas del continente y por estos días está en Ecuador. El campeón bolivariano, panamericano y sudamericano se graduó en la prestigiosa escuela italiana Internacional Apnea Academy y viaja por Sudamérica dictando cursos de buceo en apnea para atletas e instructores. Asegura que cuando llegó a Guayaquil, hace dos semanas, para compartir sus conocimientos, se topó con atletas con un alto potencial para sobresalir a escala internacional. Incluso no duda en afirmar que su sueño de convertir la apnea en una potencia latinoamericana empezó en Ecuador.

VIDEO

El pasado fin de semana se efectuó, en Ayangue (Santa Elena), el Torneo Nacional de Apnea, donde acudieron 16 deportistas que compitieron en 4 modalidades. Del Duca intentó llegar a tiempo para presenciar a los competidores en el torneo, pero por logística de su viaje no pudo. “He observado que los alumnos que asisten a mi taller aprenden rápido”, manifestó.

Para orgullo de todos los venezolanos, el de Liverpool no ha sido el único triunfo reciente de Antonio del Duca. La carrera de este caraqueño de 35 años está repleta de medallas, títulos y récords nacionales e internacional.

En los más de 60 eventos de apnea en los que ha participado, siempre ha quedado muy bien parado. En 2013 ganó medalla de oro en los Panamericanos de Perú, plata en el Deja Blue en Curazao, primer lugar en el Olmeca Open Veracruz de México (donde rompió dos récords panamericanos) y, por si esto fuera poco, en agosto culminó como uno de los 5 mejores apneístas del planeta en los Juegos CMAS que se disputaron en Kazán, Rusia.

Decir apnea en Venezuela exige una mención al legendario Carlos Coste, quien hace unos 10 años llegó a ser récord mundial de este deporte. Coste fue responsable del primer gran auge que tuvo la disciplina en ese país. De hecho, Del Duca fue su alumno a principios de 2004, pero con el paso de los años el discípulo superó a su mentor.

En la Apnea Academy, Del Duca estuvo bajo la tutela de Umberto Pelizzari, una eminencia de este deporte en Italia. Al poco tiempo, en 2009, fundó en Caracas la escuela de apneístas Freedive Gravedad Cero, encargada de difundir el deporte y formar nuevos talentos.

Unos cuantos medallistas han salido de su academia, donde no solo se entrena rendimiento físico. En las clases con Antonio se aprende muchísimo en términos de superación personal y visualización de objetivos y metas. No es un maestro celoso de sus secretos. Por el contrario, es tal su amor por la apnea que prefiere no guardarse nada.

Venezuela y Sudamérica tienen en Antonio del Duca no solo una estrella deportiva de talla mundial, sino también uno de los principales promotores y uno de los más respetados entrenadores de apnea de todo el continente.

La apnea (o freediving, como también se le conoce en inglés) es un deporte subacuático que parte del principio de que todo se hace conteniendo voluntariamente la respiración.

Para desarrollarse en sus distintas modalidades, el atleta debe entrenarse físicamente al tiempo que debe aprender a mantener el control de su mente y hasta de sus pulsaciones cardíacas. Solo a través de la paz interior un apneísta puede prolongar su tiempo bajo el agua con una sola bocanada de aire, de ahí que a la apnea se la considere una disciplina profundamente espiritual y se la vincule con la meditación y el yoga.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: