Ciclista Sergio Higuita ganó etapa 18 de la Vuelta a España

- 12 de septiembre de 2019 - 11:33
El ciclista Sergio Higuita, oriundo de Medellín, Colombia, festeja con los brazos en alto su triunfo en la etapa 18 de la Vuelta a España.
Foto: EFE

Un “chico de la calle” de Medellín, de 22 años, modesto y generoso, de nombre Sergio Higuita y conocido entre sus amigos como René, ganó este jueves 13 de septiembre de 2019 la decimoctava etapa de la Vuelta a España en Sierra de Madrid.

Para los amigos, Higuita es René, como el “Escorpión”, aquel estrafalario portero de fútbol de los rizos y las locuras que ponía los pelos de punta a los aficionados. “Me apellido igual, sí, pero no tengo ningún parentesco, y somos del mismo barrio, de Castilla, en la Comuna Noroccidental, en la ladera, una zona urbana sin lujo alguno en Medellín”.

Desde esa zona Higuita voló a Bilbao con 21 años para vestir el maillot naranja de la Fundación Euskadi, prestado por el Education First, el equipo del World Tour que ya se había fijado en sus aptitudes. Enseguida destacó en el equipo vasco, con cuyo maillot logró una segunda plaza al esprint en la Vuelta a Andalucía, superado en Granada solo por Simon Yates.

Higuita llegó a la Fundación Euskadi, cuyo presidente es Mikel Landa, con lo puesto, apenas unas zapatillas viejas con algunos agujeros, entre otras razones porque antes de partir había regalado todo lo que tenía.

Cuando siendo niño entró en la escuela de ciclismo del Club Nueva Generación, dirigida por Fernando Saldarriaga, no tenía nada, apenas una bicicleta rota comprada en una chatarrería. “En mi casa no tenía nada, había escasez de todo. Me ayudaron los padres de otros niños y con la dedicación de Fernando me hice ciclista”.

De los despojos de la chatarrería salió la ilusión para labrar un futuro esperanzador. Desde los 18 años despegó en calidad y pasó al equipo profesional de Luis Fernando Saldarriaga, el Manzana Postobón, el mismo técnico que descubrió a Nairo Quintana o Esteban Chaves.

Higuita no olvidó todas las ayudas que tuvo en sus comienzos y como chico solidario que es empezó a apoyar a los más necesitados, por lo que no es extraño ver en las carreteras de Medellín a chavales que visten ropa regalada por René, aunque sean tres tallas más grandes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: