Azuero: "El bicicross rompió mis miedos"

- 25 de enero de 2019 - 00:00
Fotos: Luis Cheme / EL TELÉGRAFO

La deportista cuencana finalizará los trabajos de pretemporada la próxima semana e iniciará las competencias oficiales el 9 de febrero con el Gran Nacional de BMX.

Cuando era niña, la bicicrosista nacional Doménica Azuero pintaba para convertirse en una estrella del modelaje y el ballet, sin embargo la pasión por el BMX pudo más y ahora es una de las grandes figuras del deporte nacional  y extranjero.

“Esta disciplina me gusta porque me ha hecho romper mis miedos, me siento obligada a superarme cada día y seguir mejorando siempre”, aseguró la deportista, de 22 años, a EL TELÉGRAFO.

De camino a las dos primeras aficiones en su natal Cuenca (sur), la pequeña pasaba por la pista de bicicross y miraba a varios niños practicar esa disciplina con mucha técnica y rapidez.

Hasta que un día se armó de valor y le dijo a su padre (Miguel Azuero) que quería montar la bici y superar los obstáculos de la pista y de la vida que enfrenta a diario.

Desde ese entonces, Azuero tenía 7 años, no dejó de pedalear, pese a que en un principio debió combatir el machismo y el bullying  a los que fue sometida por practicar un deporte considerado, en esos tiempos, solo para hombres.

“Cuando estaba en cuarto de básica, tres compañeros de escuela me golpearon y me decían que no debía montar en bicicleta. Sentí una gran frustración, pero con el apoyo de mis padres aprendí a no quedarme callada y a defenderme”, recordó la pedalista.

Estos tratos, lejos de amilanarla, la fortalecieron y con el apoyo de sus padres prosiguió en su sueño de convertirse en ciclista de BMX.

“Fue fuerte, pero con el respaldo de mi familia, que siempre me animó y me enseñó a responder, pude salir adelante”, comentó tras salir de un día de entrenamiento en la pista La Concordia de Cuenca. 

La “tricolor” ha sufrido dos fracturas de clavícula, operaciones en las rodillas, fisuras y luxaciones, sin embargo continúa en lo que le apasiona con el apoyo de sus papás, aunque ellos “no quieren que siga en el deporte, pero cuento con su respaldo al 100%, porque es lo que me gusta y estoy agradecida por eso”. 

La persistencia y trabajo duro fueron dando sus frutos y logró ser 13 veces campeona panamericana consecutiva. Número uno en Latinoamérica por siete ocasiones; dos oros en torneos mundiales; medalla dorada en Sudamericanos; plata en Juegos Panamericanos y Bolivarianos y un sinnúmero de victorias en otros certámenes deportivos.

Al levantarse cada mañana, Doménica mira las medallas conseguidas y llega a la conclusión de que todos los sacrificios que ha hecho, como cambiar su fiesta de 15 años por un ciclo de entrenamientos en Colombia, han valido la pena.

Los principales objetivos de la temporada 2019 son los Juegos Panamericanos de Lima, que se desarrollarán a mediados de año y luego el Mundial, organizado en Bélgica en julio próximo.

Ambos torneos entregan puntos para la clasificación a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, que serían los primeros para la ecuatoriana.

Para lograr un cupo a la Olimpiada, que tendrá lugar del 24 de julio al 9 de agosto de 2020, la cuencana debe ubicarse entre los primeros en el ranking mundial.

En cambio, como equipo, Ecuador debe ubicarse entre el quinto y séptimo puesto de la clasificación mundial  para poner a dos corredoras.

Actualmente la delegación nacional, conformada también por Carla Carrera y Estefany Mora, se mantiene en zona de acceso para la cita planetaria (5° lugar).

El riguroso plan de entrenamiento, que consiste en 6 horas diarias de ejercicio, combinando la pista y el gimnasio, además de someterse a una dieta alimenticia inflexible, fue planificado por el entrenador chileno Felipe Vidal, con quien trabaja hace un año.

En este transitar de cerca de 15 años, nada ha sido fácil para Azuero. Las marcas en sus piernas develan los días en los que muchos dudaban que tuviera potencial para ser una ganadora.

Al inicio tardó un tiempo en adaptarse a esta práctica, se caía y volvía a levantarse hasta que logró dominar la bicicleta, las pistas y los obstáculos que se le atravesaron en la vida en la búsqueda de su principal meta: participar en una Olimpiada.

El debut de la temporada para Doménica será la primera parada del Gran Nacional de BMX, que se cumplirá  el 9 de febrero en Quito, en la pista ubicada cerca al Redondel del Ciclista. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: