El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.14/Jun/2021

Fanático

Tendencias
Historias relacionadas

Por lo general se la realiza luego de los entrenamientos intensos y tras los partidos oficiales

La crioterapia acelera la recuperación de los deportistas de alto rendimiento

Por lo general se la realiza luego de los entrenamientos intensos y tras los partidos oficiales
11 de octubre de 2014 00:00

En el fútbol moderno el tiempo de recuperación es cada vez menor. Muchos equipos en el mundo deben disputar hasta 2 partidos a la semana, por lo que priorizan el descanso, y la intensidad de los entrenamientos se minimiza para no forzar a los jugadores.

Pero dentro de esta actualidad, la crioterapia surgió como una solución para recuperar o rehabilitar el cuerpo de los futbolistas. La semana pasada el delantero ecuatoriano del West Ham, Énner Valencia, publicó una foto en su cuenta de Twitter en la que se lo ve dentro de una cámara criogénica usada con ese fin. Esa cámara funciona con nitrógeno y puede llegar a -100° centígrados de temperatura.

Lo que otorga el frío a favor de la recuperación rápida es tan efectivo que muchos deportistas de élite lo usan para estar en óptimas condiciones para el máximo esfuerzo. En el organismo provoca una vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos), lo que produce una reducción de los procesos inflamatorios, de contracturas musculares y relajación muscular. Es decir, el frío actúa como una especie de analgésico.

La tecnología que usa el West Ham con sus jugadores dista mucho de lo que se hace en Ecuador. La cámara especial que tiene el club inglés consta de 3 espacios. En el primero, la temperatura está a -10° C, en el segundo a -60°C y en el tercero a -110°C. Los 2 primeros son para que el cuerpo se acostumbre a las bajas temperaturas y el tercero es donde el jugador permanece hasta máximo 1 minuto, para que la crioterapia funcione efectivamente. El cuerpo humano puede resistir esta temperatura extrema, pero los que la usan deben proteger las partes más sensibles al frío: mucosas, vías respiratorias y extremidades.

Este tipo de terapia funciona hace 15 años en Europa y Estados Unidos, pero en Ecuador tiene 5 años, según Patricio Maldonado, médico de la Selección Nacional. Sin embargo, por el alto costo de la máquina es complicado traerla a Ecuador y existe otro método que también aplica el frío como parte de la rehabilitación.

En la Casa de la Selección existen piscinas polares que están a 5° C, en las que los jugadores se introducen después de los entrenamientos de alta intensidad. El tiempo oscila entre 10 y 15 minutos, según la resistencia al frío de los deportistas. El efecto es similar al de las cámaras de crioterapia, pero se necesita más tiempo para que sea útil. “Lo hacemos como una forma permanente para recuperar a los seleccionados. Si en los estadios no poseen este tipo de piscinas, llevamos unas inflables para llenarlas con hielo y agua muy fría para que sean usadas luego de los partidos”, contó Maldonado. Todas las selecciones nacionales, la Sub-17, Sub-20 o la Femenina usan esto luego de los entrenamientos exigentes o de los partidos oficiales.

Mientras que Édison Logroño, fisioterapista de Independiente del Valle, incorporó este tipo de terapia desde hace 3 años. Al igual que en la Selección, luego de los partidos se dan modos para cumplir con la rehabilitación muscular y además, con la seguidilla de partidos que puede experimentar el equipo, se convirtió en un ‘rito’ constante luego de cada competencia.

“Es evidente que las cámaras especializadas son más efectivas, porque están en un ambiente controlado. Pero lo que hacemos acá, con el agua helada, nos ha dado muy buenos resultados. Es lo que podemos hacer en nuestro medio”, contó el profesional.

Los consultados estuvieron de acuerdo en que no existe un efecto secundario o contraindicación. Solo deben asegurarse de que el tiempo que los deportistas se exponen al frío sea el justo y necesario, porque de otra forma puede provocar un efecto contraproducente.

Por su parte el médico de Deportivo Quito, Pablo Cisneros, contó que en el club el uso de la crioterapia depende del preparador físico que esté a cargo. En la etapa de Rubén Darío Insúa, el preparador físico César Vaioli dispuso que se llenen barriles con agua fría, hielo y apenas terminaba el entrenamiento los jugadores pasaban por el agua. “Realmente ayuda mucho y a los jugadores les da una sensación de bienestar luego de ese impacto de permanecer un tiempo en bajas temperaturas”, dijo Cisneros.

En Sudamérica, la Selección Colombiana de fútbol es una de las pocas escuadras que poseen este tipo de máquina en sus instalaciones. Los jugadores dirigidos por el entrenador argentino José Pékerman la usaron constantemente en la última etapa de preparación previa a la participación de los ‘cafeteros’ en el Mundial de Brasil 2014, para optimizar su rendimiento.

Cristiano tiene una en su casa

El delantero portugués del Real Madrid, CristianoRonaldo, adquirió una cámara para la crioterapia y la instaló en su casa, para acelerar la recuperación en sus lesiones o mejorar el rendimiento físico.

Cristiano hizo una inversión de $60.000 para adquirir la máquina y así evitar desplazarse hasta la clínica donde solía acceder al tratamiento. Las sesiones son controladas por el cuerpo técnico del Real Madrid y el jugador conoce que no puede permanecer dentro de la cámara más de 2 o 3 minutos.

El uso en Europa es muy difundido, especialmente en la mayoría de clubes de la élite futbolística . En la temporada pasada el Mónaco, donde actuaban Falcao y James Rodríguez, difundió un video de los jugadores colombianos realizándose el tratamiento luego de una sesión intensa.

No solo los futbolistas lo han usado y recientemente el equipo de ciclismo Movistar en España pasó por el frío extremo de la crioterapia, también el golfista Tiger Woods o las estrellas de la NBA se han sometido al tratamiento.

Su uso no es exclusivamente deportivo, ya que se ha comprobado que la técnica también es válida para la parte estética, por lo que actores y modelos se han sometido a la cámara criogénica.

La distribución

Una empresa alemana, llamada Ice-Lab, es la encargada de elaborar y distribuir esta cámara. Hasta el año pasado existían alrededor de 40 máquinas repartidas por el mundo y que están controladas desde Alemania por el productor, a través de un sistema en línea.

La empresa recomienda el uso de la crioterapia para varios casos y no solamente para el aspecto deportivo. Aseguró que incluso puede aliviar cierto tipo de depresión, algunas clases de desórdenes del sueño, asma, ansiedad, pérdida de peso, limitar la incidencia de resfriados o gripes y de reafirmar y tonificar la piel. Las preocupaciones de los usuarios se centran en que por el frío extremo podrían obtener un resfriado. Sin embargo, la compañía aseguró que el tratamiento es seguro en ese aspecto y que incluso el sistema inmunológico es estimulado, por lo que la frecuencia de las gripes tiende a decrecer.

La crioterapia significa un fuerte impacto en la medicina deportiva, pues reduce los tiempos de recuperación de los jugadores y aumenta el nivel competitivo de los mismos. Podría sonar descabellado la exposición a temperaturas tan bajas, pero su utilidad es cierta.

Datos

La rehabilitación con crioterapia sirve también para tratar patologías como dolores vertebrales y mejorar procesos postoperatorios de traumatología.

Se estima que para tratar un dolor crónico en un lugar específico del cuerpo se necesita entre 20 y 30 sesiones, 2 a la semana, antes o después de los ejercicios de rehabilitación regulares.

Una de las contraindicaciones es para las personas con claustrofobia o las alérgicas al frío. Sin embargo, hay un tipo de cámara en la que el paciente no queda del todo encerrado.

Otro de los beneficios es que mejora el desempeño mental y físico y ayuda a los deportistas a un mejor rendimiento en sus actividades.

Hay pacientes que no pueden someterse a este tipo de tratamientos, cuando poseen una enfermedad cardiaca, trombosis o poseen un marcapasos.

Durante cada sesión el cuerpo libera endorfinas, lo que provoca aumento de energía. Estos efectos de mayor energía pueden durar varios días.

Tras la sesión, los deportistas sienten como si fueran pinchados con agujas por todo el cuerpo, pero esa sensación se elimina minutos después.

Contenido externo patrocinado