Supercentenaria llevará la antorcha olímpica en mayo de 2021

La mujer recorrerá 200 metros en sillas de rueda con la llama representativa de las Olimpiadas, antes de su arribo a Tokio.
05 de noviembre de 2020 18:04

Dos guerras mundiales, dos tsunamis, un terremoto y la pandemia del covid-19 superó la japonesa Kane Tanaka en sus 117 años de vida. Si sobrevive los meses que restan a mayo de 2021, la mujer viva más anciana del mundo portará la antorcha olímpica con 118 años cuando esta pase por la localidad de Fukuoka, por motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

El coronavirus le otorgó un año más de tiempo a Tanaka para incrementar su récord de ser la persona con más edad en encender la llama de las Olimpiadas. La  brasileña Aida Mendes (Abuela Iaía) ostentaba esta marca, cuando en 2016 llevó la antorcha de los Olímpicos de Rio en la ciudad de Macapá.

Está previsto que el 11 de mayo de 2021 participe en el recorrido que tradicionalmente se realiza en el país donde se organizará la última edición de la cita deportiva. Los medios nipones informan que Tanaka llevará la antorcha en un tramo de 200 metros, mientras la empujan en su silla de ruedas. En ese entonces tendrá 118 años y 129 días de vida.

Su nieto, de 61 años, explicó que hay dudas sobre su capacidad física para ser parte del evento conmemorativo, aunque su familia considera que es una oportunidad para enseñarle al mundo que hay “esperanza para vivir”.

Tanaka es desde 2018 la mujer más anciana del planeta según el Récord Guinness. Además forma es la tercera persona en la historia con más años, por detrás de la francesa Jeanne Calment (122 años) y la estadounidense Sarah Knauss (119 años), ambas fallecidas.

Los Juegos de Tokio serán la edición 31° que se hayan celebrado desde que nació Tanaka, el 2 de enero de 1903. La mujer manifestó en entrevistas pasadas que atribuye su vida a una dieta balanceada en arroz, sopa, peces pequeños y beber bastante agua.

La ecuatoriana María Esther Heredia Lecaro, fallecida en 2006, ostenta el récord a la sudamericana más longeva de la historia y la décimo primera de todo el mundo. La guayaquileña vivió hasta los 116 y 347 días, es decir, 18 días antes de su cumpleaños. (I)