Chinigua apuesta por el turismo y las escaladas deportivas en La Chorrera

- 22 de diciembre de 2015 - 00:00
Los indígenas son mayoría en esta parroquia perteneciente al cantón Riobamba. Ellos se dedican principalmente a la agricultura y la ganadería.
Fotos: Katherin Lucín / El Telégrafo

Una caída de agua bendice a esta comunidad cercana a Riobamba, que hoy se capacita para lograr sus primeros emprendimientos turísticos. Cuentan con la ayuda del Ministerio del ramo.

Mientras que en el cielo un águila agita sus alas en busca de alimento, en la tierra las carreteras se visten de paja y pino contrastando visualmente con espectaculares formaciones rocosas que arman un gran cañón en el que desemboca una cascada denominada La Chorrera. Al pie de la caída de agua está la comunidad indígena de Chinigua, cuyos habitantes se agrupan en 67 pequeñas familias. Viven de la agricultura, el ganado y el turismo de la región.

El nombre -Chinigua- proviene del kichwa ‘chini’ que significa ortiga, y se origina en el idioma comercial Runa Shimi, lengua extendida por los Andes cuando se estableció el poder incaico entre el siglo XV y XVI, como consecuencia del apogeo de esa civilización.

Ahí, justo entre el kilómetro 16 y 18 de la vía Riobamba-Guaranda, vive Julián Tacuri, que se aproxima a los 70 años y pertenece a la quinta generación que reside en este lugar. “Mi papito, Pascual, vivía aquí en Chinigua. Su papito y sus abuelos también vivieron acá. Él trabajó para los García”, indica señalando hacia el lugar.

Esta comuna pertenece a la parroquia de San Juan, parte del cantón Riobamba, y al igual que los lugares cercanos le correspondía a las haciendas de don Víctor García.
Hace años esta comunidad se dividía por fincas y no por parroquias, y así la siguen ubicando los adultos mayores.

A Julián se le acercan sus 5 hijas; Victoria, Juana, Estefa, Manuela y María Julia, quienes aprovechan la mañana para sacar el ganado, arar el campo y sembrar habas, papas y cebada. Otras jóvenes alimentan con maíz los cerdos que caminan por el lugar.

“Nuestras actividades inician a las 5 de la madrugada (05:00). Amanecemos para preparar el desayuno a los niños que van a la escuela y a nuestros esposos que van al campo a labrar”, explica Juana.

Las montañas de roca sirven para que los turistas puedan escalarlas como actividad de aventura.

Las montañas de roca sirven para que los turistas puedan escalarlas como actividad de aventura.

El centro educativo más cercano se encuentra en San Juan, zona ubicada a más de 2 kilómetros de distancia. Para asistir los niños cogen bus o furgonetas y pagan entre 15 y 25 centavos, dependiendo de su contextura y altura.

Segundo Yupa, cuencano que reside en este lugar hace casi medio siglo, explica que esta comunidad es identificada como tal hace 28 años. Destaca su evolución ya que cuentan con todos los servicios básicos y actualmente emprenden junto al Gobierno varios programas para su autosustentación.

Balvanera Cruz, directora de Gestión de Turismo de Riobamba, señala que el Municipio actualmente está capacitando a los habitantes   para ofrecer servicios turísticos y así crear otras fuentes de empleo.  “Junto a profesionales los capacitamos para el uso adecuado de las aguas y así evitar la contaminación ambiental con el cuidado del ecosistema. Chinigua tiene un alto potencial de excursión gracias a las escaladas deportivas de La Chorrera”, explica.

Hace 20 años varios deportistas han trabajado voluntariamente en la creación de 70 rutas que impulsan el turismo deportivo nacional e internacional, lo que motivó al Municipio de Riobamba a realizar un estudio de suelo. Luego del análisis se determinaron 30 nuevas rutas.

“Nuestra visión es que el Ministerio trabaje de la mano con las comunidades impulsando el deporte. Lo que nosotros proponemos es que  ellos se vean beneficiados gracias a su prestación de servicios como guías turísticos, camping, proveedor de alimentos, entre otros”, destaca la funcionaria.

A pesar de que existen varias comunidades cercanas a las cascadas, Chinigua se ubica a tan solo 2 kilómetros a pie, por lo que el uso turístico beneficiaría directamente a los pobladores y ocasionaría microemprendimientos.

Turismo deportivo

La escalada en montañismo es una actividad que consiste en realizar ascensos sobre paredes de fuerte pendiente, valiéndose de la fuerza física y mental propias.
Gracias a su altura de 60 metros, a la calidad de la piedra y a su ubicación geográfica y geológica, La Chorrera es considerada  por los deportistas como el mejor escenario.

Debido a esto el Ministerio del Deporte, mediante su programa #EcuadorEsTuCancha -que promociona otras actividades fuera del fútbol-, efectuó hace un mes el Monodedo Rockfest2015.

El evento contó con más de 30 participantes nacionales y 3 internacionales, de Brasil y Alemania, quienes demostraron sus destrezas al máximo.‬ “Luego de un gran trabajo de prospección en el que se analizó cuál es la dificultad y la posibilidad de cada una de las rutas, activamos 30 nuevas. Las vías tienen un grado de dificultad, dependiendo de su inclinación”, explica Cruz.

Tanto a Chinigua como a La Chorrera se puede acceder directamente desde la carretera.  Si gusta del montañismo, necesita caminar 40 minutos, pero el trayecto será recompensado con la vista única del Chimborazo. (I)

En Chinigua las casas están distanciadas, un cuadro propio de las zonas rurales del páramo andino.

En Chinigua las casas están distanciadas, un cuadro propio de las zonas rurales del páramo andino.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: