Rusia expulsa a diplomáticos europeos por su presunta participación en las protestas por Navalni

La UE condena la expulsión de los diplomáticos y pide a Moscú que reconsidere la decisión.
05 de febrero de 2021 10:43

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia confirmó este viernes la expulsión de tres diplomáticos de Alemania, Polonia y Suecia, supuestamente por participar en manifestaciones ilegales en apoyo del líder opositor Alexei Navalni.

La medida ocasionó la reacción de la comunidad europea que de inmediato expresó su rechazo a la decisión y pidió a las autoridades rusas que reconsideren la decisión.

El Ministerio ruso había citado previamente al embajador de la misión diplomática sueca, el encargado de negocios polaco y al enviado de la Embajada alemana para expresarles su protesta, en relación con la participación de empleados de los consulados generales de Suecia y Polonia en San Petersburgo y la Embajada de Alemania en Moscú en las manifestaciones ilegales.

"Los diplomáticos que participaron en los actos ilegales fueron declarados personas no gratas, de acuerdo con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961", manifestó el Ministerio de Exteriores en un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

Las expulsiones se producen en medio de la visita a Moscú del jefe de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, a Moscú, quien lamentó con su homólogo Sergei Lavrov que los lazos entre Europa y Rusia habían caído a nuevos mínimos por el envenenamiento y encarcelamiento de Navalni.

El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, pidió este viernes 5 de febrero que Rusia reconsidere la expulsión de tres diplomáticos europeos por su participación en manifestaciones a favor del opositor ruso, Alexei Navalni, una decisión que rechazó de plano.

La maniobra del Ministerio de Exteriores ruso de expulsar a la embajadora de la misión diplomática sueca, el encargado de negocios polaco y al enviado de la Embajada alemana se produjo en plena visita de Borrell a Moscú.

Tanto es así que el Alto Representante conoció la noticia durante su reunión con el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov. Según informaron fuentes europeas, Borrell expresó su "fuerte condena" de esta decisión ante el propio ministro ruso y rechazó las acusaciones de que mantuvieran actividades incompatibles con su estatus de diplomático.

"La decisión debe ser reconsiderada. El Alto Representante subrayó la unidad de la UE y la solidaridad con los estados miembro afectados", indicaron las fuentes consultadas.

Este episodio llega en medio del viaje de Borrell a Moscú, una visita que levanta ampollas en la UE al coincidir con un recrudecimiento de la represión del Kremlin contra la oposición y los manifestantes prodemocráticos. (I)

Te recomendamos

Las más leídas