La junta militar de Myanmar mantendrá arrestada a la líder Aung San Suu Kyi pese a posibles sanciones

La junta militar, que bloqueó las redes sociales, ya hizo su primer contacto con los medios.
16 de febrero de 2021 17:01

La junta militar de Myanmar anunció que continuará con los casos contra la consejera de Estado, Aung San Suu Kyi, y el presidente, Win Myint, y otros prisioneros, rechazando el llamado de la ONU y de la comunidad internacional de liberarlos.

Durante una transmisión en vivo por medio de Facebook, el portavoz militar, Zaw Min Tun, defendió el golpe militar y la forma como el Ejército ha lidiado con los manifestantes y las protestas contra el golpe en todo el país.

Sobre las amenazas de sanciones contra Myanmar por parte de Estados Unidos y los países occidentales en respuesta al golpe de Estado, Tun dijo: "Ya lo estamos esperando. Esperamos que algunos países implementen sanciones. Estamos listos para enfrentar estas sanciones".

Curiosamente, la junta militar de Myanmar, que bloqueó las redes sociales el 6 de febrero ante el aumento de las protestas contra el golpe, hizo su primer contacto con los medios a través de Facebook.

Myanmar tiene más de 22 millones de usuarios activos y, desde la prohibición, un número significativo de personas ha descargado la red privada virtual (VPN) para eludir la orden del Gobierno.

Sin embargo, a pesar de la prohibición, la junta optó por utilizar Facebook para comunicarse con los medios de comunicación de la capital administrativa, Naipyidó.

Sobre el tema del uso excesivo de armas y cañones de agua contra los manifestantes por parte de la Policía y las fuerzas de seguridad durante las protestas, Tun dijo que las fuerzas de seguridad trataron a la multitud de acuerdo con la ley y no usaron fuerza indebida para reprimir los manifestantes.

La mayoría de los medios de comunicación locales boicotearon el primer contacto con la junta militar, mientras que los corresponsales extranjeros, muchos de ellos con sede en la ciudad comercial de Rangún, no pudieron participar debido a la poca antelación del evento.

Pocos medios de comunicación creíbles, reunidos en una oficina en Naipyidó, asistieron a la transmisión en vivo, mientras que los militares no ofrecieron respuestas directas a sus preguntas. (I)  

Contenido externo patrocinado