Experta de la ONU: Irán violó derechos humanos al derribar el avión ucraniano

Agnes Callamard dijo que las "inconsistencias" sobre el incidente crean confusión.
24 de febrero de 2021 11:03

Irán cometió múltiples violaciones de los derechos humanos al derribar el vuelo PS752 de Ukraine International Airlines en 2020 en el que murieron 176 personas y al dar información engañosa sobre lo sucedido después del incidente mortal, señaló Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, y otros expertos de la ONU.

"Las inconsistencias en las explicaciones oficiales parecen diseñadas para crear un máximo de confusión y un mínimo de claridad. Parecen ideadas para engañar y desconcertar", subrayaron en una carta oficial de 45 páginas a Irán.

"En cuanto a los errores que fueron admitidos, sugieren como mínimo un desprecio temerario por los procedimientos estándar y por los principios de precaución, que deberían haberse aplicado al máximo, dadas las circunstancias y la ubicación de la unidad de misiles en las proximidades de un aeródromo civil", citó la carta.

El 8 de enero de 2020, una unidad de defensa aérea del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) disparó dos misiles contra el avión ucraniano, que se dirigía de Teherán a Kiev, lo que provocó la muerte de todos los que estaban a bordo.

El ataque tuvo lugar en un momento de escalada en las tensiones por el asesinato selectivo del general iraní Qasem Soleimani por parte de Estados Unidos, unos días antes cerca del aeropuerto internacional de Bagdad y la posterior represalia de Irán contra dos bases estadounidenses en Irak.

Después de una investigación de seis meses sobre la muerte de las personas a bordo del vuelo, en diciembre de 2020, Callamard envió al Gobierno iraní observaciones detalladas y preguntas sobre las circunstancias del ataque. "Todavía no he recibido una respuesta", dijo.

Contradicciones

La carta destaca múltiples violaciones del derecho internacional por parte de las autoridades iraníes, incluida la violación del derecho a la vida de los 176 pasajeros y la tripulación.

"En situaciones de alta tensión militar, el medio más efectivo para prevenir ataques a la aviación civil es cerrar el espacio aéreo", agregó Callamard.

"Si Irán, sabiendo muy bien que las hostilidades con EEUU podrían escalar fácilmente, hubiera cerrado su espacio aéreo para el tráfico civil esa noche, no habrían muerto 176 seres humanos", subrayó.

Según la investigación iraní, el vuelo PS752 fue atacado errónea e intencionalmente por el personal militar del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, que confundió la aeronave civil con un misil estadounidense que representaba una amenaza inminente.

"Las explicaciones dadas por las autoridades iraníes sobre cómo la Unidad TOR del IRGC impactó el vuelo civil presentan muchas inconsistencias", dijo la experta de la ONU.

La carta de Callamard detalla muchas contradicciones en las explicaciones de Irán.

En una de ellas, Irán argumentó que un error en la alineación de la unidad de misiles móviles contribuyó al direccionamiento erróneo.

Por aclarar

Sin embargo, no explicó por qué ocurrió este error de calibración del radar, por qué no se había detectado y cómo esto condujo al direccionamiento.

Irán no explicó por qué el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria no siguió los procedimientos estándar más básicos.

Contrario a la alegación del comandante de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de que la unidad tenía solo 10 segundos para decidir disparar, parece que la unidad tenía al menos un plazo de decisión de 45 segundos y posiblemente más tiempo para evaluar el objetivo.

Las fallas se vieron agravadas por la negativa de tres días del Gobierno iraní a admitir que el avión había sido derribado por su Ejército, a pesar de que las autoridades de alto rango supieron casi de inmediato lo que había ocurrido.

"En lugar de abrir una investigación adecuada, las autoridades permitieron que el lugar del accidente fuera saqueado y luego arrasado, lo que dificultó la recopilación de pruebas y privó a las familias de recordatorios irremplazables de aquellos a quienes habían perdido", agregó Callamard.

Irán afirmó que no tenía nada que ocultar, pero no llevó a cabo una investigación completa y transparente de acuerdo con sus obligaciones internacionales. (I)

Te recomendamos

Las más leídas