El estrés y el covid-19 matan a médicos y enfermeras en Italia

- 25 de marzo de 2020 - 16:34
Foto:Referencia-Internet

En nombre de Daniela Trezzi, de 34 años, enfermera en la terapia intensiva del Hospital San Gerardo en Monza, en Italia, donde llegan los enfermos más graves por la infección del coronavirus (covid-19), sus compañeros protestaron este miércoles 25 de marzo de 2020, para obligar a cerrar más fábricas y ampliar el confinamiento para evitar nuevos contagios. 

Ella no se enteró porque hace unos días la encontraron ahorcada en el mismo hospital. No daba más. Trabajaba en la primera línea contra la pandemia de coronavirus se quitó la vida después de dar positivo por la enfermedad y estaba aterrorizada de haber infectado a otros, según informaron sus allegados.

El director general del hospital, confirmó su suicidio y detalló que Trezzi "se encontraba en casa enferma desde el 10 de marzo sin ningún tipo de vigilancia".

Trezzi sufría "mucho estrés" en medio de temores de que estaba propagando el virus mortal mientras trataba a pacientes en el Hospital San Gerardo en Monza, en la región de Lombardía, informó el Daily Mail.

La Federación Nacional de Enfermeras de Italia (FNOPI) expresó su "dolor y consternación" por la muerte de Trezzi. El pronunciamiento se dio este miércoles cuando el número de muertos en el país superó los 7.500, con más de 74.000 contagios. .

"Cada uno de nosotros ha elegido esta profesión para bien y, desafortunadamente, también para mal: somos enfermeras", dijo la federación.

No obstante, Trezzi no es la primera profesional sanitaria en suicidarse desde el inicio de la emergencia por covid-19 en Italia. De hecho, hace una semana ocurrió un hecho similar en Venecia, lo que preocupa al FNOPI que representa a los 450.000 profesionales de Enfermería en Italia, ante la posibilidad de que se desencadenen hechos similares en "esta situación de estrés y carencia de personal sanitario".

Unos 5.760 trabajadores de la salud han sido infectados por el virus, según cifras publicadas por un instituto de investigación italiano.

Hasta hoy miércoles, 29 médicos han perdido la vida. Los dos últimos son Rosario Lupo y Giuseppe Fasoli, médico jubilado que se presentó voluntario en Brescia, donde la necesidad de profesionales es imperante.

En Italia, "los hospitales de la primera línea son escenarios de luchas heroicas, pero también focos de nuevos brotes del coronavirus. Algo no funciona”, reflexionó el profesor Massimo Galli, primario de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán.

Pier Luigi Lopalco, de la Universidad de Pisa, atribuye el desastre al hecho de que la normal organización de un hospital no está preparada para afrontar un virus “que se trasmite por vía aérea y con una alta tasa de contagio, que lo convierte en centro de transmisión”.

Enrico Bucci, profesor de Biología de sistemas de la Universidad de Filadelfia, señaló que “en condiciones normales, al comienzo de la epidemia cada contagiado infectaba en promedio a otros 2,5. En algunos hospitales lombardos la capacidad de contagio se expandió a 6 y 7 enfermos. O sea que un contagiado en Primeros Auxilios contagiaba a otros siete, que en pocas horas se hacían centenares”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP