Carlos Menem: La patria deportista

Carlos Menem fue el mandatario que puso una mirada única en el deporte porque supo que era su vidriera.
15 de febrero de 2021 11:21

El expresidente Carlos Menem, fue un estadista, pero ante todo un amante de la filosofía, lo descubrí en una de tantas reuniones que sostuve con el, siendo su asesor. Entre sus pensamientos dos eran sus pilares: el primero era que debajo de dios no le temía a nada ni a nadie, y me recomendara tranquilidad para transitar la vida, porque nadie moría antes de la víspera, esa consigna nos llamaba a vivir el día a pleno cada minuto, lo decía recordando sus tiempos de cautiverio y torturas a la que fue sometido cuando estuvo preso durante el proceso de reorganización militar en 1976.

Finalmente la víspera llego a sus 90 años el día 14 de febrero de 2021, Menem falleció tranquilo y con sus principios intactos, como quien controlaba los tiempos. Quedara en la historia como el político mas apasionado de la historia argentina, y un profundo amante de los cambios y las transformaciones, las que amaba desde sus entrañas para su país, llevarlo al máximo desarrollo y lograr que Argentina se posicionara entre las mejores naciones del mundo, como lo fue a principios del siglo pasado, cuando tuvo el PIB per capita más alto del planeta.

En síntesis, llevo a cabo un proceso único de transformación económica como nunca se había conocido en la Argentina, muchos no lo entendieron y otros no pudieron cristalizar en el llano el proyecto que diseño,  en el marco de una era marcada por el final de la guerra fría que lo tomo por sorpresa , teniendo que entender como quedaba el mapa del nuevo mundo.

Asumió en el año 1989 la presidencia y rápidamente estabilizo el país y les dio un rumbo y sueños a los siempre desconfiados argentinos. Pulverizo la inflación y genero la liberación de la economía, desregulo el mercado, puso en marcha la reforma del estado mas profunda desde la presidencia del presidente Domingo Faustino Sarmiento.

Carlos Menem fue el mandatario que puso una mirada única en el deporte como ninguno y supo que era una vidriera para mostrar los actos de su gobierno y de modo transparente que lo conocieran a sí mismo. Fue una modo de vinculación social que asombro a su pueblo, acostumbrado a tener presidente autoritarios y blindados en su vida privada.

A diferencia de otros mandatarios que vieron solo las actividades deportivas como una herramienta social y recreativa o para la inclusión social de los mas pobres. Menem fue protagonista porque se detuvo en dar respuesta a esa realidad, pero lo mas relevante que avanzo como nadie en considerar al deporte como una industria y un sector económico activo mas de la economía.

Se puso al frente personalmente de esa misión : jugó al básquet con los mejores de ese deporte, al fútbol en la cancha del club de Vélez, al golf, corrió en autódromos y se subió a competencias acuáticas con el que luego fuera gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli.

Menem salió al balcón de la casa de gobierno con los subcampeones del mundo de 1990, con Diego Maradona junto a el y todo el equipo de futbol. No le importaron la lluvia de criticas, bajo su gobierno hubo la mas absoluta libertad de prensa conocida en el país.

Impulsó la reglamentación de la Ley del Deporte en sus primeros años de gestión, devolvió la Fórmula 1 a Buenos Aires, diseño el proyecto para que los Bosques de Palermo se convirtieran en un circuito, transformo el Autódromo Oscar y Juan Gálvez  a la altura de los mejores del mundo. Consiguió que Argentina sea sede de cuatro grandes premios, entre 1995 y 1998. Los ganadores, Damon Hill (95 y 96), Jacques Villeneuve (97) y Michael Schumacher (98).

Trabajo para que Argentina fuera sede de los Juegos Olímpicos en 2004, aunque perdió ante Grecia, pero ganó la sede de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, en 1995.

El deporte tuvo mucha exposición y gran apoyo económico, le tocó lidiar con el crecimiento de la violencia en el fútbol, uno de sus primeros pasos fue la reglamentación de la Ley del Deporte, impulsada por Perón en 1973. Con Menem el país se llenó de canchas de pádel y crecieron todos los deportes a nivel profesional y del ocio.

Desaparecieron la mayor parte de los potreros en las grandes urbes para que crecieran las canchas de fútbol con pasto sintético, además impulsó la privatización de los clubes, avalado por varios empresarios, entre ellos, Mauricio Macri, que arrasó con la imagen popular de Boca para convertirlo en un club de elite que lo catapulto a la presidencia en 2015.

La televisión por cable en Argentina llego de su mano, llevando la audiencia televisiva del Fútbol en record en los años 90, siendo el programa Futbol de Primera emblema icónico de la TV. Menem adoraba el fútbol y era hincha de River, tampoco tuvo problemas en decirlo públicamente.

También apoyo la proyección internacional de la tenista Gabriela Sabatini, su mejor momento coincidió con su presidencia y aposto por una generación jugadores que serian los mejores tenistas, luego del campeón del mundo Guillermo Vilas, lo mismo pasó con Las Leonas en el hockey.

Con Menem el deporte femenino comenzó a salir del ostracismo machista de los años anteriores, su alma entendía que el cambio era permanente mas allá de las ideologías.

Finalmente, impulso el polo y el turf al cual saco del ostracismo, sumo el negocio de las tragamonedas y las fiestas en algunos hipódromos. Como el de Palermo, que se convirtió en sociedad anónima.

Menem no pasara desapercibido en los anales de la Argentina, fue una época de oro para la Argentina y en especial para el deporte. 

 

 

Te recomendamos

Las más leídas