Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5387

La danza del gaucho genera polémica en Argentina y Alemania

- 16 de julio de 2014 - 12:27
Jugadores alemanes al momento que hacían la danza del gaucho en la celebración por ganar la Copa del Mundo. Foto: AFP

La "danza del gaucho", protagonizada ayer por Mario Götze, Miroslav Klose, Toni Kroos y otros jugadores alemanes en la celebración del título mundial conseguido en Brasil, ha sido duramente criticada en la prensa alemana y argentina.

"La fiesta ante la Puerta de Brandeburgo derivó en un gigantesco gol en propia puerta", sentencia "Frankfurter Allgemeine Zeitung", uno de los diarios de referencia de Alemania, respecto a la "fea ocurrencia" hacia su rival en la final del campeonato del mundo.

El diario berlinés "Der Tagesspiegel" califica la danza de acto "de mal gusto" que deja atrás la imagen de Alemania "modesta", al tiempo que advierte que esa puede ser la que quede en el exterior, amplificada por los frenéticos aplausos del público.

El izquierdista "Die Tageszeitung" considera que la "absurda escenificación" fue una "falta de respeto" ante el rival, mientras que el conservador "Die Welt" apunta que tampoco hay que sacar de quicio una "tontada".

"Así caminan los gauchos, los gauchos caminan así" (mientras caminan encorvados y con la cabeza baja) "Y así caminan los alemanes, los alemanes caminan así" (cuando avanzan felices y de manera recta), fue el canto que se entonó en el festejo alemán realizado en Berlín.

El diario alemán Bild explicó en su portal electrónico que este cántico proviene de una canción para niños de compositor desconocido llamada: "Ich kenne einen Cowboy" ("Yo conozco un vaquero") que se canta en fiestas infantiles de cumpleaños y que los niños bailan pues sus estrofas indican acciones como: montar, lanzar, comer, beber y dormir.

Una de las estrofas de la canción infantil dice:

"Ich kenne einen Cowboy, der Cowboy, der heisst Bill. Und wenn der Cowboy reitet, dann steht mein Herze still. Und so reit’ der Cowboy, der Cowboy, der reit so, so reit’ der Cowboy, der Cowboy der reit so..."

La traducción es: "Yo conozco un vaquero, el vaquero se llama Bill. Y cuando el vaquero cabalga, entonces se detiene mi corazón. Y así cabalga el vaquero, el vaquero cabalga así, así cabalga el vaquero, el vaquero cabalga así..."

Bild considera que el escándalo que se ha formado a raíz de este baile es "absurdo, mezquino y completamente equivocado".

En Argentina, los medios también se hicieron eco hoy de lo que ellos denominan una burla de parte de los jugadores alemanes a la selección argentina. 

"Un campeón, una ironía", tituló en portada el diario La Nación junto a una foto con los jugadores alemanes agachados en una supuesta imitación de los argentinos tras su derrota. Los futbolistas alemanes "se acordaron con sorna de Argentina" durante los festejos del título de campeones, señaló el periódico Clarín, mientras que el deportivo Olé calificó de "polémica" la protesta.

Entre las reacciones más drásticas se contó la del periodista Víctor Hugo Morales, quien asoció la actitud de esos futbolistas con el pasado nazi de Alemania.

"Esta gente ha hecho muy poco por Alemania, esa que intenta borrar la imagen de que discrimina, se cree una raza superior, y que en nombre de eso cometió asesinatos en masa", dijo el locutor en su programa radiofónico en Radio Continental. Según Morales, "en su comportamiento, filosóficamente" esos jugadores alemanes "son unos nazis asquerosos" que "si se animan a hacer eso es porque todavía hay alemanes que se lo festejan".

En las redes sociales, algunos argentinos mostraron su enojo por ser llamados "gauchos", pero la mayoría se burlaron del baile de los alemanes y de los que se indignaron por éste.

Mientras que el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach, lamentó el malestar causado por esta danza. "Sé por Oliver Bierhoff -manager de la selección- que la idea surgió espontáneamente en medio de la emoción y la alegría", indicó Niersbarch.

"Todos son gente absolutamente decente, que en ningún caso pretenden reirse de nadie, sino que dieron rienda suelta a sus ganas de festejar", prosigue el presidente de la DFB, quien expresó además su pesar por las reacciones desatadas.

"Lamentamos que haya sido malinterpretado por algunos", apunta Niersbach, quien explicó que escribirá a su homólogo argentino, Julio Grondona, para dejar claro que con esa acción no se pretendió ser "despectivo" hacia nadie.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: