Un mes de alto movimiento económico

28 de enero de 2013 - 00:00

Durante 45 días los candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia, a la Asamblea Nacional y al Parlamento Andino de la República del Ecuador, tendrán la oportunidad de presentar al electorado sus ofertas de campaña. Esto lo harán a través de propaganda electoral en medios de comunicación, mediante recorridos motorizados por todo el país o mítines políticos. Con el propósito de que no existan excesos en el gasto, el Consejo Nacional Electoral (CNE) estableció 8’399.864 de dólares para los ocho binomios postulantes, de los cuales, a cada uno le correspondió 1’749.971,70 como límite de gasto electoral.

De este monto, 699.988,68 dólares fueron entregados por el CNE a cada uno; recursos destinados para la contratación de espacios en medios de comunicación según el orden que estableció el órgano electoral entre el 4 de enero y 14 de febrero. El resto, 1’049.983 dólares, se destina para gasto en camisetas, gorras, chalecos, chompas, esferográficos, folletería, banners, banderas, entre otros materiales.

Por otra parte, a los candidatos aAsambleístas Nacionales se les asignó 8’399.864 de dólares, mientras que para los Provinciales el monto fue de 9’410.102, que se reparten para las 24 provincias y dependiendo del número de candidatos en cada uno. Asimismo, 1’129.744 se destinó a los representantes de los migrantes y, para los miembros del Parlamento Andino, se asignó 2’799.954,7.

Estos recursos se entregaron mediante un sistema informático, en el cual, un representante de los partidos y de las organizaciones políticas es el encargado de administrar los dineros y de repartirlos en la contratación de espacios en televisión, radio, prensa escrita y vallas. A este sistema, según el artículo 6 de la normativa electoral, podrán ingresar las organizaciones con una clave proporcionada por el CNE.

27-01-13-masqmenos-cmpania-electoralDinamización de la economía con la promoción electoral

Durante la campaña electoral de los diferentes candidatos en todo el territorio nacional, la demanda en sectores como el textil, gráfico, entre otros, se incrementa sostenidamente. Este escenario les ha permitido a los trabajadores de dichas ramas económicas, aumentar su oferta de trabajo, mejorar sus inversiones y generar mayores utilidades durante el primer trimestre de 2013. Todo esto, porque es la primera vez que en el país se realiza una campaña electoral a inicio de año, en cumplimiento a lo que dicta la Constitución de Montecristi. Mayor demanda en el sector gráfico y textil

El aumento de la producción en el sector gráfico en tiempos electorales, junto con el textil, son los que más dinamismo económico presentan en esta época. Carlos Vaca, gerente de Impresum en Quito, indicó que las ventas en el mes de enero han crecido un 300% en relación al año pasado. “El material impreso de mayor demanda son las hojas volantes, trípticos, calendarios y gigantografías, por lo cual, las máquinas de impresión no han dejado de trabajar durante las 24 horas del día y hemos establecido horarios rotativos para nuestros empleados, con el único fin de cumplir con la demanda de los clientes a tiempo”, señaló Vaca.

Según el empresario, al ser trabajos que requieren de un número alto de impresiones en relación a otros contratos, “los costos bajan y se les cobra únicamente el valor del material, más un adicional de la máquina para establecer un adecuado precio. Por ejemplo, una impresión de 1000 hojas volantes, normalmente vale 100 dólares por estas fechas, pero por la cantidad de trabajo que tenemos, cobramos 60 dólares”.

Julio Velasco, dueño de una imprenta familiar que lleva su apellido, aseveró que además de volantes, los candidatos realizan pedidos de calendarios, aprovechando el inicio del nuevo año. “Nos piden más de 2.000 afiches por candidato, lo que nos deja buenas ganancias”, afirmó el empresario, quien apuntó que con los ingresos que obtendrá en la temporada electoral “salvarán su año”. Velasco espera que en las próximas dos semanas su trabajo crezca un 40% y, que en la última semana de la campaña, esta cifra llegue a duplicarse.

Los insumos del sector provienen de las importaciones de papel y tinta para las imprentas, que deben pagar un arancel ad valorem de 25%, según lo establecido por la resolución 63 del Comité de Comercio Exterior (Comex) del 11 de junio de 2012. En el sector textil, también se estima un crecimiento económico por la venta de telas y confección de prendas de vestir o banderas. El textilero Pedro Pilatasig, dijo que las prendas más solicitadas son camisetas, chompas y gorras. “Trabajamos en tres turnos para cubrir los pedidos que nos realizan las organizaciones políticas que, en comparación con las campañas por la Consulta Popular de 2011, han crecido en más del 25%”, comentó el emprendedor.

27-01-13-masqmenos-cmpania-electoral02Pesimismo de un real impacto económico

Lorena Ricaurte, gerenta de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos (Aseplas), aseveró que la producción del sector no varía cuando hay una campaña electoral. “Los proveedores de materias primas no han tenido mayores pedidos de la industria plástica”, subrayó. Este criterio concuerda con lo que señala el analista económico Sebastián Oleas, al manifestar que “el gasto que se hace en tiempos electorales es insignificante con respecto al tamaño de la economía, pues en estos días de campaña, no se gastan grandes cantidades de dinero que generen un evidente crecimiento económico”. “Terminará siendo una suerte de gasto público que no se mantiene en el tiempo. No estamos ante una situación que desplace la producción de ninguna de las compañías o firmas que se encargan de generar material electoral”, afirmó Oleas.

Pablo Arias, presidente del gremio de Rotulistas de Pichincha, expresó que en el sector existe descontento, porque pese a estar preparados para atender con la elaboración de vallas publicitarias para la promoción de candidatos, nos les han llegado ofertas de trabajo, pues “todo queda en manos de las grandes empresas”, apuntó Arias.

Señaló además, que la actividad de este sector cada año es menor, por las ordenanzas municipales que prohíben la colocación de rotúlos y, aunque las vallas publicitarias son aceptadas, solo benefician a las grandes empresas dedicadas a este negocio.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: