60 vigilantes de tránsito, atacados por conductores

- 13 de abril de 2018 - 00:00
La vigilante de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Angélica Martínez Gruezo, dijo ayer que ya perdonó a su agresor. Junto con ella está su hermano.
Foto: José Morán / El Telégrafo

La sargento de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Angélica Martínez, arrastrada por un conductor ebrio, se recupera en su casa en Guayaquil.

Al cuidado de su madre y sus dos hijos, de 11 y 10 años, se encuentra en Guayaquil la sargento de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Angélica Elizabeth Martínez Gruezo, de 38 años.

La madrugada del 8 de abril, la agente de tránsito fue agredida por un conductor y sus cuatro acompañantes en la vía Crucita-Portoviejo, provincia de Manabí.

Desde el sofá de la sala de su casa, Martínez recordó que el conductor fue detenido cuando circulaba en zigzag. “Al acercarme me di cuenta de que olía a licor y conminé al chofer a que me acompañara al patrullero donde estaba mi compañero, pero cambió de comportamiento y volvió al carro”.

En esas circunstancias, la sargento de la CTE, dijo que metió su cuerpo por la ventana del conductor para evitar que huya, pero este arrancó y la llevó prendida de la puerta del automotor por cuatro kilómetros.

Al final, a la entrada de la población de Sosote, la vigilante logró soltarse, cuando el conductor del auto verde disminuyó la velocidad por la presencia de un rompevelocidades.

La sargento Martínez, quien fue seleccionada de Guayas en lanzamiento de jabalina, destacó la presencia del grupo de motociclistas PortoStuntEcu593, que persiguió y grabó el incidente con sus teléfonos celulares. “Esta acción permitió que el hecho sea conocido y que no haya quedado en la impunidad”, expresó Carlos, uno de los ocho hermanos que tiene la uniformada.

Según la CTE, este tipo de ataques han ocurrido 13 veces desde enero de 2017 hasta el 11 de abril de 2018.

Para José Gálvez, director ejecutivo de la CTE, las agresiones no debilitarán la moral de sus agentes y por el contrario fortalecerán la convicción de mantener el orden en las carreteras del país. “Estaremos atentos a la investigación”.

Gálvez recordó que el Código Orgánico Integral Penal (COIP) en el artículo 283, sanciona con una pena privativa de libertad de seis meses a dos años a la persona que ataque o se resista con violencia o amenazas a los empleados públicos y a los depositarios o agentes de la fuerza pública.

Además, la misma ley en la sección de contravenciones de tránsito, artículo 386, numeral 2, sanciona con una pena de tres días de prisión y multa de un salario básico y reducción de 10 puntos en la licencia de conducir a la persona que falte de obra a la autoridad o agente de tránsito.

Sin embargo, esto no ha detenido a los agresores. El 9 y 10 de abril dos mujeres agredieron a puñetes y cachetadas a dos agentes municipales de tránsito de Quito e Ibarra, respectivamente. Los incidentes fueron tendencia en las redes sociales Facebook, Twitter y WhatsApp.

47 casos en Guayaquil
En Guayaquil, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) registra 30 casos de agresiones contra sus agentes en 2017 y 17 entre enero y 10 de abril de 2018.

El general Luis Lalama, director de operaciones de la entidad, resaltó que todos los casos de ataques físicos y verbales contra sus agentes fueron judicializados y terminaron en sentencias con condenas de tres y 10 días de prisión. “Nos preocupamos por hacer respetar a nuestros vigilantes y también sancionamos a quienes incurren en malos procedimientos”.

El director de comunicaciones de la ATM, Gabriel Arroba, iniciará en los próximos días una campaña de prevención para que los conductores sepan que los vigilantes son agentes de la autoridad y merecen respeto. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: