Un incendio moviliza a más de 500 bomberos

20 de marzo de 2013 - 00:00

“Por fin, se acabó el incendio”, exclamó un bombero a las 11:20 de ayer al ver el humo blanco que salía del techo de una bodega que minutos atrás se estaba consumiendo por las llamas.

La frase  fue acompañada de un gran suspiro...  una victoria para él, así como para los más   de 500 bomberos y voluntarios que trabajaron intensamente por cuatro horas para controlar el flagelo que se registró la mañana de ayer en la bodega Icinerox, en el sector de Los Álamos, al norte de Guayaquil.

Este colaborador contó que estuvo media hora dentro de la bodega tratando de apagar el incendio.  “Rompimos paredes y todo, la consigna era terminar con la emergencia”.

El tiempo máximo de trabajo de un bombero por turno durante un incendio es de 30 minutos,  luego del cual es relevado por un compañero.

Durante el siniestro se registraron diversas explosiones, producto de los materiales químicos que se guardaban en la bodega.

“En cada explosión hay una parte de ti que te dice ‘sal de aquí’; hay un poco de temor de lo que pueda pasar, pero esta es nuestra función, estamos para apagar incendios y precautelar la seguridad del resto”, afirmó el servidor.

Los estallidos eran evidentes desde afuera de la bodega. Con cada detonación (hubo alrededor de 20) se avivaba el fuego; las llamaradas se encendían más y el calor se hacía intenso. Las personas de alrededor sentían un fogonazo cada vez que esto sucedía.

El flagelo fue declarado a las 07:00, pero según versiones extraoficiales, desde alrededor de las 04:00 se percibía un olor a quemado en el sitio.

Además de los 500 bomberos colaboraron 50 miembros de la Policía Nacional, 40 de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) y 20 elementos de las Fuerzas Armadas. También ayudó el equipo de Aeropolicial, sobrevolando la zona en un helicóptero para identificar desde el aire en qué parte era más fuerte el incendio.

"Se luchó por cuatro horas, pero pudimos controlar el incendio. Hasta el momento tenemos cinco bomberos heridos por quemaduras leves y asfixia, los que ya fueron trasladados a una casa de salud para ser atendidos", indicó Martín Cucalón, jefe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil.

El líder del grupo de la casaca roja expresó que aún se desconoce qué tipo de materiales se guardaba dentro de la bodega, así como también qué originó el siniestro. “La Policía Judicial deberá realizar sus respectivas investigaciones para determinar qué sucedió”.

Los alrededores de la bodega incinerada estuvieron acordonados durante varias horas. Cerca de las 18:00 las calles del sector fueron reabiertas para la libre circulación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: