Un hombre recibió una sentencia de 22 años de prisión por violar a su hija con discapacidad

El Tribunal Penal además ordenó que se cancele $ 5.000 como reparación integral.
14 de enero de 2021 09:30

David Medardo M. recibió una sentencia de 22 años de prisión por violar a su hija, una adolescente de 13 años con el 31% de discapacidad intelectual.

El hombre recibió la sentencia con base al artículo 171, inciso 1, numeral 1; e inciso dos numeral cinco, del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que sanciona el delito de violación con privación de libertad de entre 19 y 22 años. Esto, en relación al artículo 158 de este cuerpo legal, que sanciona el delito de violencia sexual contra la mujer o miembros del núcleo familiar.

El fiscal Paúl Serrano, el hecho ocurrió el 17 de enero de 2020, en el sector Medio Ejido de Cuenca (Azuay), cuando la víctima se encontraba sola con su padre en el domicilio.

Tras haber sido agredida sexualmente, la víctima escribió un mensaje solicitando ayuda a su hermana, quien fue hasta el inmueble con agentes de la Policía, quienes detuvieron al progenitor en delito flagrante.

Ante el Tribunal de Garantías Penales del Azuay, Fiscalía presentó el testimonio anticipado de la víctima y los testimonios de su hermana y de la psicóloga del Sistema de Protección y Asistencia a Víctimas y Testigos, quien brindó terapia a la adolescente y concluyó que, por su discapacidad, tiene conductas de sumisión frente a una persona que representa autoridad para ella, como es su padre.

Secuelas por la agresión sexual
En la audiencia de juicio, se presentó el testimonio del perito en psicología de Fiscalía. Con esta versión se demostró que la víctima tiene sintomatología compatible con un trastorno depresivo persistente y ansiedad relacionada a los hechos vividos.

A esto se suma el testimonio de un perito en genética forense, que en su intervención afirmó que en las muestras tomadas de las partes íntimas de la adolescente se encontró perfil genético del ya sentenciado. (I)