En el proceso se imputó a 3 personas y solo una fue sentenciada por el delito de hurto del celular

Un año de la desaparición de David Romo y sin pistas (GALERÍA)

- 17 de mayo de 2014 - 00:00
Los padres de David Romo, Santiago Romo y Alexandra Córdova, lo recordaron y agradecieron el apoyo brindado durante el año. Foto: Andrés Darquea / El Telégrafo

En el proceso se imputó a 3 personas y solo una fue sentenciada por el delito de hurto del celular

Después de 12 meses de la desaparición de David Romo, estudiante de la Facultad de Comunicación Social (Facso) de la Universidad Central, aún no existen pistas para dar con su paradero, y las personas involucradas no aportaron nada nuevo en el proceso.

Precisamente ayer se efectuó un acto solemne en el auditorio de la Facso de Quito para recordar el año de  su desaparición, organizado por sus padres Santiago Romo y Alexandra Córdova, familiares, allegados y  amigos del joven universitario.

La jornada contó con la presencia de Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo; Henry Espinoza, abogado de la familia; y Juan Zapata, secretario de Seguridad del Municipio.  

Alexandra Córdova, madre de David, agradeció la presencia de los asistentes en el evento y manifestó que espera que las investigaciones continúen para hallarlo.   

Rivadeneira, defensor del Pueblo, afirmó que el caso ‘Romo’ es uno de los muchos en los que la entidad ha brindado su apoyo a la familia desde el campo judicial y también en el aspecto personal.

El proceso  

De los 3 imputados del caso, extrabajadores del Metrobús de Quito, donde se movilizaba Romo en la noche del 16 de mayo de 2013, solo uno, Édgar M., fue sentenciado a un año de reclusión por el delito de hurto del celular el pasado marzo por el Tribunal Tercero de Garantías Penales de Pichincha.

Édgar M. podría quedar en libertad en diciembre de este año. Sin embargo, el tribunal dejó abierta la posibilidad de que si hay otras evidencias el sentenciado pueda ser inculpado nuevamente.

Según el abogado de la familia Romo, Henry Espinoza, los 3 operadores del bus (chofer y 2 ayudantes) deberían continuar detenidos, pues ellos podrían conocer qué exactamente sucedió con Romo dentro del vehículo.

Lamentó que aún no existan nuevos indicios. “No se estaba juzgando el robo de un celular, sino el encubrimiento del paradero de un joven”, dijo el jurista.  

Además, Espinoza explicó que los 3 sospechosos entraron en una serie de contradicciones cuando se inició el caso el año pasado, por lo que no descarta iniciar un nuevo proceso legal.  

Los hechos

David Romo Córdova tenía 22 años cuando desapareció mientras regresaba del centro de estudios a su vivienda, ubicada en el sector la Mitad del Mundo en Quito.

El hecho ocurrió a las 22:00 del 16 de mayo del año pasado, cuando habló con su madre, Alexandra Córdova, desde su celular, y le confirmó que ya estaba en el Metrobús para encontrarse con ella, pero no llegó.

Según los reportes, tomó el sistema de transporte hasta la Ofelia, en el norte de la capital, y luego un alimentador,  desde ese momento se desconoce su ubicación hasta hoy.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: