Tribunal revive lo ocurrido en el crimen del policía Granizo

27 de octubre de 2011 00:00

Ayer se desarrolló  la reconstrucción de los hechos en torno al asesinato del  policía Christian Granizo, que ocurrió  el 10 de enero pasado.

La diligencia, que  estuvo dirigida por la jueza Glenda Hernández, quien preside el Cuarto Tribunal de Garantías Penales del Guayas, inició a las 11:32  con la intervención de la testigo protegida M.E.M., quien presenció el  crimen. “Yo estaba conversando con él (Granizo) cuando llegó uno de los sujetos (por el lado izquierdo)  y le dijo que se baje de la moto”, detalló.

La mujer narró que en ese instante  el agente  hizo un movimiento hacia atrás con su brazo derecho, el cual fue inmovilizado por el segundo  delincuente. El agresor que lo sometía por el lado derecho fue quien  disparó contra  la humanidad del policía, aclaró.

El impacto ocasionó que Granizo se desplomara, lo cual fue aprovechado por quien le disparó para arrebatarle de su cintura el arma de dotación policial. “Ambos  se fueron en la moto y  al arrancar el que estaba atrás  apuntaba  con el arma a mí y a mis hijas”, aclaró la testigo.

Tras la fuga de los antisociales, M.E.M. procedió a pedir ayuda a los moradores del sector. “Lo primero que hice es  sostener  en mis  piernas la cabeza de él (Granizo)  y comenzar  a gritar...”, dijo.

Ante lo sucedido, un mecánico que tiene su taller a unas cuantas casas del lugar que ocurrieron los hechos facilitó su vehículo para trasladar al oficial hacia el Hospital de la Policía de Guayaquil.

La jueza   Hernández solicitó a la testigo que detalle, si recordaba, las características físicas de los implicados,   incluso el color de la piel.

La mujer enfatizó que ambos eran de tez negra y que no recordaba exactamente el tipo de vestimenta que llevaban puesta.

El padre del agente fallecido, Carlos Granizo, quien estuvo presente en la diligencia, tuvo un cruce de palabras con Hernández debido a que  cuestionó el hecho de que  “a estas alturas” se desarrolle la reconstrucción del crimen, cuando  ya el caso se encuentra en la etapa de juzgamiento.        

La jueza respondió a Granizo que el artículo 267 del Código  de Procedimiento Penal faculta a las partes procesales a   solicitar aquellas diligencias que no se hicieron durante la instrucción  fiscal.

“Los jueces jamás podemos estar parcializados”, recalcó la funcionaria al ciudadano.

Contenido externo patrocinado