Familiares despidieron a pareja ecuatoriana asesinada en la frontera

- 08 de julio de 2018 - 16:02
Familiares de Katty Velasco, secuestrada y asesinada en Colombia junto a su pareja, celebraron el funeral hoy, domingo 8 de julio de 2018, en la ciudad de Santo Domingo (Ecuador).
Foto: EFE

Alusiones a la paz y pedidos de justicia se dieron en el velatorio de Óscar Villacís y Katty Velasco, la pareja ecuatoriana que fue secuestrada en abril pasado cuando se trasladó a la provincia costera de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, y que fue ejecutada en cautiverio.

"Santo Domingo, tierra de paz", se leía en un cartel colocado sobre el ataúd de Óscar, que estaba siendo velado en la pequeña casa de cemento de su madre, María Gómez, quien colocó sillas en un patio de arena para recibir a familiares, amigos y solidarios.

Cobijado con una bandera de Ecuador, rosas blancas y una foto de Óscar, el féretro del ecuatoriano estaba rodeado de velas a punto de acabarse, con su cera perdiéndose en la arena del patio en el sector de La Lorena, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Al dolor por la pérdida, Gómez sumó su repudio por la forma en que fue asesinado Óscar y tildó de "malditos" a quienes lo ejecutaron.

Madre de seis hijos, Gómez compartió su preocupación por el futuro que les espera a los dos hijos de Óscar, uno de 11 meses y otro de 5 años, y pidió que a los gobiernos de Ecuador y Colombia "que no dejen matar a la gente".

Ana Velasco, hermana de Katty, dijo a la agencia Efe que al velatorio asistieron familiares y amigos, así como autoridades de la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, de donde era oriunda la pareja.


Asimismo, indicó que un psicólogo atendió el viernes 6 de julio a Valentina, la hija de cuatro años de Katty para prepararla para la llegada del cadáver de su madre.

"Como es una niña todavía, se distrae con los primos jugando", comentó Ana, de 26 años y la mayor de los seis hijos de la familia Velasco.

Comentó que le dijeron a la niña "que la mamá ya no está aquí, que está en el cielo, que desde arriba la va a cuidar, que ella es un ángel y que desde donde está la va a estar cuidando y protegiendo".

Ana Velasco señaló que a su madre, de 42 años, han tenido que atenderla los médicos.

"Lo que queremos es que se haga justicia, que este caso no quede en la impunidad. Igual nosotros como familia no vamos a descansar y vamos a seguir luchando para que quienes hicieron esto paguen", subrayó la hermana de Katty, que era la cuarta de los hermanos y quien tenía 20 años.

Y agregó: "Estamos aprovechando los últimos momentos, horas, que nos quedan con ella porque de aquí ya no volvemos a verla más", dijo al señalar que no tienen, por el momento, ninguna cita pactada con alguna autoridad del Gobierno ecuatoriano para hacer seguimiento al caso.

Por su parte, la gobernadora de la provincia, Mary Verduga, advirtió que las autoridades brindan y mantendrán apoyo médico y psicológico a los familiares de ambos, vistos por última vez en Esmeraldas, provincia limítrofe con Colombia, el 11 de abril pasado.

Este domingo 8 de julio se realizaron los sepelios de los ecuatorianos secuestrados en la frontera de este país con Colombia y asesinados posteriormente en el territorio vecino.

Los entierros se efectuaron en la ciudad de Santo Domingo, donde vivían, en horarios y nichos separados, según adelantaron los familiares de la pareja, que organizaron sus velorios también en lugares distintos.

Sus cuerpos descansan ahora en el Cementerio general de Santo Domingo.

Al igual que como ocurrió con un equipo de tres trabajadores del diario El Comercio, Óscar y Katty fueron secuestrados y trasladados al estado vecino por miembros del Frente Oliver Sinisterra, liderado por alias "Guacho" e integrado por disidentes de las FARC.

Tras varios días de encierro, los captores los ultimaron, en medio de numerosas acciones realizadas por militares de ambos gobiernos para encontrarlos, pero sin el resultado esperado.

Los restos de Velasco y Villacís fueron hallados en una fosa en el departamento colombiano de Nariño (suroeste) y el director del Instituto de Medicina Legal de Colombia, Carlos Valdés, confirmó el pasado 4 de julio que se trataba de los dos ecuatorianos.

El secuestro de la pareja fue notificado el pasado 17 de abril por el Gobierno de Quito, que divulgó en ese momento un vídeo que le había llegado en el que se veía a ambos atados y vigilados por hombres armados.

Hoy, Ecuador entero llora a las víctimas de las disidencias y exige respuestas de las autoridades nacionales, a quienes critican por lo que consideran falta de apoyo y de acciones certeras para evitar los decesos.

No obstante, el Ejecutivo mantiene que hizo todo lo posible para recuperarlos vivos.

Asimismo, insiste en la promesa de continuar operaciones para capturar a los responsables de esos actos y devolver la seguridad y la paz a la zona de la frontera norte, usualmente utilizada por grupos criminales para acciones ilegales como el tráfico de drogas.

El sábado 7 de julio, las autoridades colombianas anunciaron la captura de Jesús Vargas Cuajiboy, alias "Reinel", encargado de la custodia del equipo de prensa ecuatoriano durante el secuestro.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: