Familiares de víctima estuvieron en audiencia de juicio. Defensa apelará

Sentenciado es investigado por desaparición de exmujer

- 29 de noviembre de 2015 - 00:00
María Fernanda Guerrero Mejía desapareció el día que se iba a ver con su expareja Edwin C.B. Cortesía

Familiares de víctima estuvieron en audiencia de juicio. Defensa apelará

El fracaso de su primer compromiso y el sueño de un mejor futuro para su pequeño hijo y el suyo, llevaron a Valeria Beatriz Chávez Alcívar a abandonar El Carmen, provincia de Manabí, para dirigirse a Quito, en Pichincha.

La joven, de 25 años, residió con su hijo y su progenitora, en una vivienda alquilada del sector La Tola, en el sur de la capital. Cuando empezó a trabajar en un local de venta de celulares inició un nuevo romance.

La mujer se convirtió en pareja de Edwin C.B., con quien empezó a tener problemas por sus injustificados celos. Ella renunció al trabajo y con la liquidación tenía previsto volver con su pequeño Jerson A., de 2 años, a su ciudad, El Carmen, para instalar un negocio.

Sin embargo, sus planes no se cristalizaron, porque el miércoles 9 de abril de 2013 desapareció. Y al día siguiente, que tenía previsto viajar, fue hallada muerta en una acequia cerca de un basurero del barrio El Mirador, sector Orquídeas, en el sur de Quito. La víctima tenía varias puñaladas en la cabeza y en la ingle.

Según Ericka Chávez, su hermana menor, Valeria tuvo 9 meses en convivencia con su pareja sentimental, Edwin C.B., que durante ese tiempo la maltrataba física y psicológicamente.

Luego de la muerte de Valeria en los siguientes meses, su conviviente “desapareció” por un tiempo, hasta que fue capturado en diciembre de 2014 por la Policía Nacional, porque estaba en los registros de los ‘Más buscados’ de Pichincha.

Proceso judicial

Gabriela Escobar, abogada de la Defensoría Pública, que representó a la familia de la víctima, indicó que durante los dos días de audiencia de juzgamiento contra Edwin C.B., intervinieron 24 testigos, 18 por la acusación particular y Fiscalía; y 6 por la defensa del procesado.

El examen de ADN fue una de las pruebas presentadas por la Fiscalía que demostró la culpabilidad de Edwin como autor del asesinato de su expareja.

Esta prueba permitió comprobar que la mujer fue agredida sexualmente antes de ser asesinada, pues el perfil genético del sentenciado coincidió con el ADN encontrado en los fluidos obtenidos del cuerpo de la víctima.

El procesado Edwin C.B., fue juzgado de acuerdo con el artículo 450 del Código Penal anterior, pues el hecho delictivo ocurrió el 10 de abril de 2013, explicó la profesional del Derecho. El Ministerio de Justicia estuvo pendiente del caso para garantizar que se cumpla el debido proceso.

Con sentencia se hizo justicia

El Tribunal Cuarto de Garantías Penales de Pichincha sentenció a Edwin C.B. a 25 años de reclusión por el delito de asesinato de su exconviviente Valeria Chávez Alcívar.

El fallo también determinó que el sentenciado debe pagar $ 100.000 por concepto de reparación a la familia de la víctima.

Los familiares de la víctima afirmaron que con esta sentencia “se hizo justicia” y que el crimen no quedó en la impunidad. Ahora podrá descansar Valeria.

Apelación al fallo

Una vez que se emitió la sentencia, Rigoberto Ibarra, abogado defensor del condenado, dijo que solicitará la apelación y nulidad del proceso, pues no hay pruebas que incriminen a su defendido.

“Los exámenes de ADN no proceden, deben coincidir”, dijo. Y añadió que no se respetó el procedimiento de cadena de custodia al no cerrar formalmente o acordonar el sitio cuando se encontró al cadáver de Valeria Chávez.

El día que hallaron el cuerpo de la víctima cayó un aguacero. Como el cadáver fue abandonado en una acequia y la lluvia fue intensa, este empezó a flotar. Así las pistas se diluyeron antes de que llegaran los agentes, se refirió a este caso el ministro del Interior, José Serrano, en la inauguración de un centro forense. Sin embargo, Escobar aseguró que se presentaron todas las pruebas en el juicio. “Nosotros, como Defensoría Pública, en el caso de apelación, seguiremos hasta la última instancia que es la Corte Nacional.

Edwin investigado por otro caso

El sentenciado también es investigado por la desaparición de María Fernanda Guerrero Mejía, su anterior pareja sentimental, con quien procreó dos hijos. Ella está desaparecida desde el 15 de enero de 2010.

En esa fecha, la mujer tenía previsto un encuentro con Edwin C.B. en el sector Guajaló, en el sur de Quito. El caso continúa abierto, y si hay indicios que determinen su culpabilidad podría enfrentar otro proceso judicial.

María de Lourdes Mejía, madre de María Fernanda Guerrero, y presidenta de Desendor, colectivo que agrupa a familiares de desaparecidos, estuvo pendiente del proceso de Valeria Chávez, y ahora espera que el caso de su hija extraviada también se llegue a aclarar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: