Madre e hija quemadas en ataque siguen graves

- 17 de abril de 2018 - 00:00
Foto: Fabrizzio Obando Laaz / El Telégrafo

La Policía de Naranjal detuvo a dos de los sospechosos de presuntamente rociar gasolina y prender fuego a la vivienda de las víctimas por error.

Jéssica Díaz Silva, de 24 años, y su hija Madison, de tres, permanecen en las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales Roberto Gilbert Elizalde y Efrén Jurado López, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG) y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

La mujer y la pequeña resultaron con quemaduras de tercer y segundo grado, tras un incendio provocado por delincuentes la madrugada del último sábado en la vivienda de las víctimas, situada en la ciudadela 12 de Abril, calles Junín y Guayacanes, en el cantón Naranjal, provincia de Guayas.

En el sitio también se quemó un carro (taxi) y resultó con quemaduras Elio Peñafiel, de 60 años, vecino de la zona que colaboró en el las labores de rescate.

Lucía Silva, madre y abuela de las afectadas, permanecía ayer en los exteriores del hospital de la Junta de Beneficencia. La mujer pidió ayuda a la ciudadanía para costear el tratamiento de su nieta e hija.

“Ellas están muy graves. Las quemaduras que presentan afectaron brazos, piernas, cara, cabeza y pecho. Los médicos aún no nos dan un informe del estado de salud de las dos porque continúan bajo observación y completamente aisladas”, indicó Silva.

Una fuente del hospital Roberto Gilbert ratificó que el estado de la infante es grave y está bajo observación. Indicó que la niña tiene el 45% del cuerpo afectado con quemaduras de segundo y tercer grado.

Ella ratificó que no conoce a los autores del atentado y ratificó la versión de la Policía de Naranjal, cuyos representantes manifestaron que los individuos actuaron por error. “Nosotros no tenemos enemigos. Creo que se equivocaron”.

El jefe (e) del distrito Naranjal-Balao, Christian Marín, expresó que los sospechosos de provocar el flagelo, horas antes habían mantenido una riña en un bar con otras personas que habitaban en el mismo sector y por error atacaron la vivienda equivocada.

El jefe policial indicó que inmediatamente recogieron las versiones de los moradores de la zona, cuyos datos fueron determinantes a la hora de localizar a los autores del atentado.

“Los malhechores detenidos se movilizaban en una motocicleta Suzuki X100 con la misma ropa que usaron para prender fuego a la casa”.

El fiscal de turno formuló cargos por intento de asesinato contra los apresados y el juez dio paso a la respectiva instrucción fiscal, cuya etapa durará 30 días. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: