Presunto implicado en tráfico de personas fue extraditado desde EE.UU. a Ecuador

- 09 de enero de 2016 - 15:51
El extranjero estuvo prófugo durante la judicialización del ‘Caso Medusa’ y es extraditado a Ecuador por ser el último país de su residencia.
Foto: @FiscaliaEcuador

Gestiones nacionales e internacionales de la Fiscalía General del Estado (FGE) ecuatoriano permitieron la extradición al país del ciudadano extranjero Boris S., quien enfrenta un juicio por trata de personas con fines de explotación sexual, dentro del ‘Caso Medusa’.

Boris S. fue detenido hace tres meses en Estado Unidos. El prófugo llegó con resguardo policial desde ese país al aeropuerto de Guayaquil, la tarde del viernes 8 de enero de 2016, donde fue recibido por personal de investigaciones de la Fiscalía.

La Fiscalía ecuatoriana considera que Boris S. sería uno de los líderes de una organización delictiva transnacional dedicada a captar mujeres cubanas y ecuatorianas, para trasladarlas a Estados Unidos a través de Colombia, Panamá y Guatemala. Al llegar a Norteamérica eran explotadas sexualmente en centros nocturnos.

Según investigaciones de la Fiscalía, esta estructura tenía conexiones con otros captadores, quienes se encargaban de someter a las víctimas mediante amenazas y seducción. Luego las trasladaban al exterior con documentos falsos.

El trabajo de Boris S. dentro de la organización criminal presuntamente era el de captar mujeres en Cuba, con promesas de trabajo, y trasladarlas por Panamá hasta Ecuador (país de tránsito), donde eran explotadas sexualmente unos meses en centros nocturnos antes de llevarlas al destino final: EE.UU.

El extranjero estuvo prófugo durante la judicialización del ‘Caso Medusa’ y es extraditado a Ecuador por ser el último país de residencia antes de salir a Norteamérica.

Una vez en Ecuador, señaló la Fiscalía, el procesado enfrentará la audiencia de juicio por el ‘Caso Medusa’ donde ya existen 11 personas sentenciadas: 10 como autores y una como cómplice.  Ellas cumplen condenas de 10 años y 5 años de prisión, respectivamente, por trata de personas con fines de explotación sexual. 

Durante este juicio realizado en 2015, la fiscal del caso presentó los testimonios anticipados de dos víctimas, quienes relataron que fueron sometidas a explotación sexual, engañadas con una oferta laboral. En este caso, la Fiscalía rescató a 73 víctimas.

Mediante Asistencia Penal Internacional, la Embajada Americana proporcionó a Ecuador los movimientos migratorios de varios acusados. Las rutas usadas fueron Ecuador-Colombia-Panamá-Guatemala-México-EE.UU.; dichos movimientos sirvieron como prueba para obtener una sentencia condenatoria.

La organización criminal

El sistema de operación que mantenía está organización era el de captar a mujeres a través de una promesa de trabajo bien remunerado, pero debían cancelar los costos de viaje y documentación por un pago inicial de $ 3.000; una vez fuera de sus países, la deuda con intereses ascendía a $ 8.000 por lo que eran obligadas a cancelar ese valor mediante servicios sexuales.

Los 11 sentenciados fueron detenidos durante el operativo ‘Medusa’, realizado el 11 de abril de 2014 en Quito, donde se allanaron 22 centros nocturnos. Con esta diligencia, la FGE logró desarticular una organización de trata de personas conformada por ciudadanos extranjeros y ecuatorianos.

En el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, las víctimas son captadas por los traficantes bajo secuestro, engaños, enamoramiento y las trasladan por medio de la amenaza, violencia u otros mecanismos coercitivos.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP), vigente en Ecuador desde el 10 de agosto de 2014, tipifica la trata de personas en los artículos 91 y 92, dentro del capítulo de graves violaciones a los derechos humanos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: