Pastor evangélico usó chip del celular de Juliana Campoverde

- 05 de septiembre de 2018 - 22:00
Absalón Campoverde, padre de la joven desaparecida, la fiscal Mayra Soria, y el general Víctor Aráus de la Dinased.
Foto: Cortesía

Por el delito de secuestro extorsivo, un juez de Pichincha dictó orden de prisión preventiva contra Jonathan C., presunto responsable de la desaparición de Juliana Campoverde, hija del asambleísta Absalón Campoverde. Desde julio de 2012 se desconoce el destino de la joven.

Ante el juez de Flagrancia, Roberto Carlos Cueva, la fiscal Especializada en Violencia de Género, Mayra Soria, presentó cargos que implicarían al pastor evangélico detenido. 

En la audiencia, la fiscal explicó que la investigación inició con la denuncia de la madre de la joven desaparecida, el 8 de julio del 2012, y presentó un informe de la última ubicación de Juliana, registrada a través de una llamada de celular realizada con el chip de la ciudadana desde el teléfono de Jonathan C., la noche del 7 de julio, cuando ya estaba desaparecida.

"Este último eslabón es el que llevó a establecer de manera técnico-científica, y también con certificación de las empresas telefónicas, que este imei pertenecía exclusivamente al señor pastor de la iglesia que Geovanna había decidido días anteriores abandonar juntamente con su familia", apuntó Soria.

También manifestó que el último contacto que habría tenido la joven fue con Jonathan C. en su lugar de trabajo, el 9 de julio del 2012, un día después de que la familia denunció su desaparición.

Se expuso además lo encontrado en la computadora del trabajo del pastor evangélico: búsquedas de información relacionadas con muertes violentas, desaparecidos y cómo borrar mensajes de texto de la computadora. A esto se suma que la cuenta de Facebook de Juliana fue abierta desde este ordenador para dejar un mensaje de despedida y de que se respete su decisión.

Jhonatan C. quedó con prisión preventiva y la instrucción fiscal durará 90 días. El procesado fue detenido la madrugada del 5 de septiembre, en el sector de Rumipamba, al norte de Quito.

Durante el allanamiento se levantaron indicios como una computadora portátil, teléfonos celulares y cuadernos con anotaciones que también fueron presentados en la audiencia de formulación de cargos.

Hace varias semanas, la Fiscalía intervino en un templo religioso y también en tres domicilios ubicados en el centro, norte y sur de la capital. También se realizó la reconstrucción de hechos desde el sector de la Mañosca hasta La Mena 2, al sur de la ciudad.

El expediente tiene 90 cuerpos procesales, es decir, 9.000 fojas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: