Párroco de Guápulo es llamado a juicio por violación de adolescente

- 06 de septiembre de 2019 - 16:30
La adolescente relató que su objetivo era convertirse en ayudante de catequesis de la parroquia de Guápulo.
Foto: Archivo

Néstor Genaro B., párroco de la Iglesia de Guápulo (Quito), fue llamado a juicio por el delito de violación, con base en el dictamen acusatorio que emitió la fiscal especializada en Violencia de Género de Pichincha, Ximena Mora Heredia.

El auto de llamamiento a juicio se anunció la mañana del 5 de septiembre de 2019, en una audiencia reservada por tratarse de un delito contra la integridad sexual, cometido en una adolescente de 14 años.

María Elena Lara, jueza de Garantías Penales de Pichincha, escuchó los elementos de convicción de la Fiscalía, que formaron parte del anuncio de prueba, como el testimonio anticipado de la víctima, entre otras pericias.

La adolescente relató que su objetivo era convertirse en ayudante de catequesis de la parroquia de Guápulo, por lo que acudió durante varios sábados al despacho del párroco para ayudarle a pasar notas y hacer trabajos en la computadora.

Sin embargo, el cura primero tocó partes íntimas de su cuerpo y, en ese contexto, en una ocasión, introdujo sus dedos en los genitales de la niña.

El examen psicológico realizado a la ofendida concluyó que presentaba estrés postraumático después de haber sido víctima de este hecho.

La Fiscal incluyó las pericias de entorno social y el examen médico ginecológico practicados a la ofendida y el estudio de rasgos de personalidad del sacerdote, de 50 años de edad, que determinó "una adecuada conciencia y voluntad en sus actuaciones".

En la pericia de extracción de información de audio y vídeo de las cámaras de seguridad de la universidad donde recibían la catequesis, se observa ingresar al despacho del párroco al procesado y a la niña, uno de los sábados a la hora señalada por la víctima.

En este caso, Fiscalía acusó a Néstor Genaro B. como presunto autor del delito de violación de la menor E. A. C. Q., con la circunstancia agravante en infracciones contra la integridad sexual y reproductiva del artículo 48, numeral 8, que se refiere a que el infractor –en este caso un ministro de culto– tenía una relación de poder y autoridad sobre la víctima.

El clérigo fue detenido el 2 de febrero del 2019. Ese día la menor de 10 años le confesó a su hermana-que también asistía a la catequesis-que el "gordo barbón" (refiriéndose al párroco de Guápulo) tocaba sus partes íntimas y le daba besos en la boca. La adolescente entonces también confesó que a ella le hizo cosas similares. Entre ambas le contaron a su madre, quien denunció el hecho. 

El artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona este delito con pena privativa de libertad de 19 a 22 años. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: