Padres recibieron con ortiga a estudiantes liberados

- 03 de octubre de 2014 - 19:15
Todos los estudiantes recibieron fueron golpeados con ortiga por una cadena de padres y familiares. Foto: Miguel Jimenez/El Telégrafo

A partir de las 16:30 los 38 estudiantes acusados por la Fiscalía de cómplices por el delito de daño a bien ajeno luego de la protestas del pasado 18 de septiembre en las afueras del colegio Mejía y que degeneraron en actos violentos, empezaron a abandonar el centro de detención Provisional donde fueron recluidos mientras se desarrollaba el proceso judicial.

María Chasi entre preocupada y emocionada esperaba en las afueras del centro de detención a que su hijo salga al igual que cerca de 60 familiares de los detenidos que se acercaron al centro de detención para recoger a sus hijos.

Los parientes se arremolinaron en la puerta de entrada e hicieron una especie de calle algunas madres sostenían en sus manos atados de ortiga y cuando empezaron a salir los jóvenes les obligaban a pararse con el propósito de golpearlos suavemente con las ramas que provocan escozor al contacto con la piel.

Este es un rito para que nunca mas vuelvan a pisar estos sitios, mencionó la madre de Nixon mientras hacía el ademán de darle con la ortiga en los pies al joven que solo sonreía y abrazaba a sus hermanos y amigos que los esperaban afuera.

En la mañana, la jueza de la Unidad de Flagrancias, Daniela Mayorga, culminó la audiencia de juzgamiento en donde se procesó a un total de 60 personas, que fueron detenidas por su presunta participación durante manifestaciones en los alrededores del colegio Mejía (centro de Quito).

Luego de 2 días, la magistrada resolvió declarar a 16 jóvenes como autores de los disturbios, 38 en calidad de cómplices, mientras que 6 fueron declarados inocentes, puesto que no se encontraron pruebas en su contra.

La decisión de la jueza procedió luego de que ayer se dio paso a un proceso abreviado. En un principio, 43 se sumaron a este recurso, pero hoy se acogió el resto de sindicados.

Con ese antecedente, la magistrada resolvió suspender la pena a cambio de trabajo comunitario, el pago de $ 60 (cada uno), para cubrir los daños ocasionados en la vía pública y la prohibición de reincidir en esta falta en al menos 2 años.

Las detención de los procesados ocurrió el 18 de septiembre, luego de que los muchachos habrían manifestado su rechazo al arresto de 61 estudiantes que salieron a protestas en los alrededores de los colegios Mejía y Montúfar, el 17 de septiembre.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP