Padre de la exdirigente del Aucas reconoció al asesino de su hija

24 de julio de 2014 - 13:39

Más de 30 testigos fueron convocados este jueves para la audiencia de juicio por el asesinato de Mónica G., dirigente del Club Deportivo Aucas, ocurrido en 2013. La diligencia inició ante el Tribunal Tercero de Garantías Penales de Pichincha.

En la causa se encuentran señalados Gerardo U., quien fungía como contador de la empresa de la familia Gordón y sería el autor intelectual del crimen; David Y., presunto autor del disparo y Jonathan L., quien, presuntamente, movilizó a David Y. y se encuentra en calidad de prófugo.

El juicio se desarrolló con apoyo de video conferencia, para que los procesados miren el caso. Gerardo U. se enlazó desde la cárcel de Latacunga (provincia de Cotopaxi), mientras que David Y., desde la cárcel de Guayaquil (Guayas).

El primer testigo en dar su declaración fue Aníbal Ramiro G., padre de la fallecida. Él progenitor de la víctima señaló ante los jueces a David Y., como el asesino de su hija. Aseguró que después de los impactos de bala que sufrió la mujer, Gerardo U., presenció el hecho e incluso no quiso ayudar a trasladarla a un hospital.

El padre indicó también que el contador pidió al guardia que se vaya del establecimiento para que vigile su vehículo, lo que pudo haber aprovechado David Y., puesto que entró al local sin ningún problema.

Aníbal Ramiro G., padre de la víctima, afirmó que semanas atrás, el contador empezó a presentar problemas dentro de su gestión, puesto que tenía atrasados los salarios de los empleados y tampoco canceló las utilidades anuales.

El fiscal informó a los magistrados que en el proceso se presentarán 5 acuerdos probatorios, entre los que se encuentran el informe de la autopsia, el informe de una inspección ocular técnica, durante el levantamiento del cuerpo; informe de inspección del vehículo plomo, marca Tucson, sin placas, localizado en el sector de la Kennedy (norte de Quito), donde se habría movilizado el presunto asesino; informe del reconocimiento y del vehículo, así como el detalle de comunicaciones por teléfono celular.

El 29 de agosto de 2013, la empresaria falleció luego de recibir 2 disparos en la zona pectoral, mientras se encontraba en uno de sus negocios, ubicados al sur de Quito, junto a su hija.

El hecho se suscitó días después de que la mujer denunció que habría irregularidades en el manejo de las cuentas de las empresas de la familia. Además, la mujer estuvo como candidata a la Presidencia de la Sociedad Deportiva Aucas en ese entonces.

Según la Fiscalía, un informe policial concluyó que la compañía habría sufrido posibles desvíos económicos de $ 386.000. De ese monto-según el informe- se depositó en la cuenta bancaria, la cual se abrió con adulteración de identidad del ciudadano Juan Ch., quien fue desvinculado del caso.

Galeano Balcázar, fiscal de la causa, en la presentación de la teoría del caso indicó que, posiblemente, se habría destinado $4.000 para ejecutar a Gordón.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP