Narcobús estuvo seis veces en el Ecuador y Perú

- 23 de febrero de 2019 - 00:00
La droga del narcobús se encontró en un doble compartimento debajo de los asientos del automotor.
Foto: Cortesía de la Policía Antinarcóticos

La Fiscalía solicitó que se llame a juicio a cinco imputados por el accidente de la unidad, en agosto de 2018. En el vehículo hallaron 637 kilogramos de cocaína.

Nuevas claves sobre el modo de operar de la organización que trasladaba drogas en un bus desde Colombia hasta Ecuador se conocieron el viernes 22 de febrero. En la Unidad Judicial de Calderón (norte de Quito) se realizó la audiencia preparatoria de juicio.

El automotor se accidentó el 16 de agosto de 2018 en la vía Pifo-Papallacta. En compartimentos ocultos, debajo de los asientos,  se encontraron 637 kilogramos de marihuana cripy.

La investigación fiscal determinó que los paquetes contenían las leyendas “Los tres potrillos” y “king”.

En el automotor viajaban 30 personas a quienes ofrecieron un tour gratuito hasta Máncora (Perú). De los ocupantes del bus, 23 personas fallecieron y siete sobrevivieron.

La fiscal Maribel Vargas solicitó que se llame a juicio a cinco colombianos que tienen participación en el delito de tráfico de drogas. De los cinco, solo cuatro (el conductor Christian P., su esposa Juliett B. y los ocupantes Germán G. y Martha G.) están presos en este país.

La quinta vinculada, Claudia Ximena O., se encuentra detenida en Colombia. La fiscal Vargas solicitó que se insista en su extradición.

El 31 de agosto la Fiscalía de Ecuador solicitó que se oficie a la Interpol la orden de difusión roja. Claudia O., según las investigaciones fiscales, organizó el viaje. La mujer pagaba los hoteles y la alimentación de los ocupantes del bus.

La fiscal Vargas afirmó que Claudia Ximena O. realizó seis viajes a Ecuador y Perú. En cada travesía permaneció entre tres y cuatro días.

Según los movimientos migratorios, el primer viaje se realizó del 16 al 19 de noviembre de 2017. El segundo, en cambio, fue del 13 al 14 de diciembre de 2017.

El tercero se concretó del 23 de enero al 2 de febrero de 2018. Hubo un cuarto viaje del 17 al 20 de marzo de 2018. El quinto recorrido se realizó del 23 al 24 de marzo.

El sexto viaje terminó con el accidente del 16 de agosto. Sin embargo, el automotor salió el 6 de agosto de 2018.

Un auto blanco custodió el bus

En los testimonios los sobrevivientes señalaron que un auto blanco custodiaba el narcobús desde su salida de Colombia. Incluso, una de las testigos señaló que en la frontera con Ecuador desde el auto “familiar” blanco, ocupado por hombres, mujeres y niños, les pasaron pollo a todos los ocupantes del bus.

Una de las víctimas contó, también, que en Huila, donde se dañó el automotor, el conductor Christian P. salió a comprar los repuestos en ese auto blanco. Sin embargo, los sobrevivientes nunca observaron de cerca a los ocupantes del auto y tampoco conversaron con ellos.

En el contrato del narcobús de placa USA251, según la Fiscalía, solo se estipulaba un viaje de Colombia a Lago Agrio (Ecuador). La travesía incluía lugares como Neiva, Pitalito, Mocoa, La Hormiga y Lago Agrio.

Los testigos afirmaron que en el bus viajó una señora apodada “La India” o “La Morocha”. En los testimonios en Colombia, Claudia O., la reconoció como “Carmenza” sin recordar su apellido, que sería el nexo con la organización delictiva de los Mercaderes de la Frontera.

Participación de los detenidos

La fiscal Vargas señaló que si bien Claudia O. era la persona que organizó el viaje, los otros cuatro detenidos tuvieron una importante participación. Martha G., por ejemplo, fue quien reclutó a sus vecinos para el viaje.

La mujer tiene un viaje anterior del 20 al 24 de marzo de 2018. En su testimonio dijo que Claudia O. la invitó a un tour “gratuito, financiado por un candidato”.

En cambio, el conductor Christian P. y su esposa Juliett sabían de las sustancias en el bus. Mientras que Germán G. sería el nexo con la organización delictiva.

El abogado David Ballesteros señaló que Juliett y Martha G. solo fueron pasajeras. Este criterio lo compartió Iván Campaña, abogado de Germán G., quien manifestó que su defendido era un pasajero. Este último tenía difusión azul de la Interpol. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: