48 fiscalías especializadas funcionan en 13 provincias donde se han reportado más casos

Menores de entre 13 y 15 años, las víctimas más frecuentes de los delitos sexuales

- 30 de septiembre de 2015 - 00:00

48 fiscalías especializadas funcionan en 13 provincias donde se han reportado más casos

‘Linda’ desobedeció a su madre y salió sola a celebrar la elección de la reina del cantón Santa Lucía (Guayas). La menor no recuerda con exactitud lo que pasó, solo que unos individuos le ofrecieron un trago y luego de sentirse mal, perdió el conocimiento. Una vecina de la menor la encontró inconsciente, botando espuma por la boca y con su pantalón desabrochado, y la llevó a casa. “Me brindaron un vaso de licor con una sustancia verde, yo les pregunté qué era y me dijeron que no era nada. Me acuerdo que me puse mal y me llevaron a un lugar desolado y con monte. Eran como unos 10 hombres”.

Patricio del Pozo, jefe de Policía de la jurisdicción, indicó que tras conocer el hecho se planificó la búsqueda de los sospechosos y se capturó a 5 de los presuntos implicados. Leonel Pérez, fiscal encargado de la investigación, agregó que la menor reconoció a 3 de los detenidos, los que quedaron con prisión preventiva. “Se ordenó la prueba toxicológica que la practica el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi) para comprobar si se usó algún tipo de droga, aparentemente escopolamina”, precisó.

Principales víctimas

Galo Chiriboga, fiscal general del Estado (FGE), reveló que durante el 2014 hubo 9.506 casos por delitos sexuales, de los cuales 64,17% corresponde a niñas, niños y adolescentes, y de ese porcentaje el 60,78% de entre 13 y 15 años de edad; el 41,35% restante fue de hasta 12 años. “Buena parte de estos delitos son en el entorno familiar”, agregó.

El funcionario mencionó que los delitos sexuales están dentro de la violencia de género, que incluye también la violencia psicológica y física. En el país se han creado 48 fiscalías especializadas en estos tipos de ilícitos, en las 13 de las 24 provincias del país donde se han reportado más casos.

De los 9.506 casos, 2.302 fueron en Guayas, 1.905 en Pichincha, 815 en Manabí, 579 en El Oro, 470 en Los Ríos y, así, menos casos en las otras jurisdicciones.

Entre enero y agosto de 2015, los expertos de las unidades de peritaje integral de la FGE realizaron 32.770 exámenes. De estos, 21.411 en medicina legal. Además, desde el 2014 la Escuela de Fiscales ha realizado procesos de sensibilización y capacitación a los investigadores y equipos periciales. La institución a través del Sistema de Protección y Atención a Víctimas y Testigos y otros participantes en el proceso penal acoge a 2.925 personas, de las cuales el 68% son mujeres, principalmente perjudicadas por violencia de género y, sobre todo, violación.

Zoraya Bohórquez, presidenta de la Asociación de Psicólogos Jurídica y Forense, destacó en entrevistas anteriores que un abusador sexual intrafamiliar no es necesariamente un psicópata o un enfermo mental, o alguien que tiene un trastorno de personalidad o emocional. Tampoco es necesariamente un pedófilo que se excita sexualmente de forma exclusiva con niños y niñas, aun cuando se conoce que algunos también pueden tener relaciones sexuales con adultos. “Es por esto que vemos muchos casos en los que mantienen una vida social y familiar aparentemente normal”, señaló.

Ledy Zúñiga, ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, expresó esta semana en la 70 Asamblea General de las Naciones Unidas que en Ecuador hay un proyecto integral para acabar con la inequidad de género en el país, es el Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género hacia la Niñez, Adolescencia y Mujeres, implementado desde el 2007, y que actualmente brinda asistencia en 41 puntos de atención integral especializada a víctimas de violencia de género, a través de 5 servicios de acogimiento y 36 servicios de atención en 14 provincias del país. La meta es ampliar este servicio a las 10 provincias restantes, donde todavía no existe, hasta el 2017.

Una fiscal de Guayas especializada en Delitos Sexuales reveló que conoce casos de menores de entre 10 y 12 años que han caído en el consumo de drogas y son víctimas de abusos sexuales.

Últimas sentencias por violación

El delito de violación está tipificado en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y es sancionado con pena privativa de libertad de 19 a 22 años.

Uno de los últimos sentenciados fue Byron T., acusado de ultrajar a una adolescente de 13 años, quien deberá pagar 21 años de pena privativa de libertad. Además, entregar $ 8.500 a la víctima como reparación integral.

El delito ocurrió el 4 de mayo de 2015, en Quito. Byron T. fue contratado como mesero para una reunión familiar en la casa de la víctima. El hombre ingirió alcohol mientras trabajaba y cuando la niña subió a su habitación, la siguió.

El 22 de septiembre último, 4 individuos recibieron su condena por abusar de 2 adolescentes de 15 y 16 años. El 17 de octubre de 2014, en Morona Santiago, las menores acudieron a una fiesta, donde 7 jóvenes las invitaron a compartir con ellos en su mesa. Luego aceptaron una invitación para ir a su casa, donde fueron agredidas sexualmente por todos.

Días antes, Luis C., Diego G. y Wilmer J. fueron penados a 29 años y 4 meses de reclusión por violar a una joven de 18 años. Los jueces establecieron el pago de $ 45.000 como reparación material para la víctima e impusieron la multa de 800 salarios básicos unificados. El 25 de diciembre de 2014 los acusados interceptaron a la víctima, quien iba con una amiga, las subieron al vehículo y les dieron de beber varias cervezas. Luego de dejar a la acompañante, los 3 violaron a la joven en el automotor en movimiento. En un momento de descuido ella aplastó el botón de pánico del carro.

Los sentenciados, cuyas edades fluctúan entre 19 y 22 años, no son taxistas, sino que habrían tomado prestado el vehículo de un tío para cometer el delito. (I)

Habitantes de La loma de puengasí, quito, trataron de linchar al sospechoso

Niña de 3 años falleció por hemorragia, tras presunta violación de un vecino

“Cuando llegué lo primero que vi fue gente con piedras y palos en la mano. Luego me acerqué y vi que sacaron un cuerpo en una bolsa azul y lo metieron en el carro de Medicina Legal. Todo fue una pesadilla”.

Fue la primera impresión que relató Marco T., tío en segundo grado de Pamela T.V., de 3 años, quien apareció muerta en un domicilio, ubicado en la calle Camino de los Incas, en la Loma de Puengasí, al sur de Quito.

La mañana de ayer Marco contó que el pasado lunes, alrededor de las 16:00, su sobrina jugaba en el patio de un conjunto de viviendas, en compañía de unos niños del barrio.

De pronto un individuo se habría acercado hacia Pamela, a quien se la llevó bajo engaños ofreciéndole dulces.

Isabel T., madre de la pequeña y de un niño de 8 años, se encontraba en labores domésticas, cuando se dio cuenta de que su hija no estaba. Inmediatamente avisó a los vecinos para que ayuden a encontrarla. Su esposo Luis V. es empleado privado. Estaba trabajando.

“En el barrio lo conocíamos, pero nunca sospechamos que tenía malas intenciones. Lo veíamos ir por ahí. Aprovechó un momento de descuido y se llevó a la niña”, explicó el familiar.

El tío de la menor confesó no tener claro cómo descubrieron que la niña se encontraba en la casa del sospechoso, pero explicó que los vecinos se guiaron por el vestuario de la pequeña, que llevaba puesto un pantalón rosado y zapatos deportivos.

Ante esta situación, los moradores trataron de linchar al hombre ingresando a su casa. Pero los agentes de la Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC) solicitaron apoyo para evitar la gresca.

“Yo llegué a eso de las 22:00. Vi que la gente rompió los vidrios de la casa del sospechoso y luego se lo llevaron detenido”, añadió Marco T.

El informe de la autopsia reveló que la niña sufrió una hemorragia provocada por un desgarro a nivel anal y vaginal. Personal de la Unidad de Muertes Violentas de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) inició las indagaciones. Al momento, el domicilio se encuentra bajo vigilancia. Además, los agentes a cargo levantaron información dentro de la vivienda y se realizó el levantamiento de huellas.

Hasta el cierre de esta edición, los familiares se encontraban en la morgue de la Policía Nacional a la espera del retiro del cuerpo. La audiencia de Flagrancia estaba prevista para la tarde de ayer. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: