8 años es máxima pena para agresor que usó el martillo

- 30 de abril de 2019 - 00:00
La pintura es una de las pasiones de Victoria, de 17 años. En su sencillo cuarto, en Quito, realizó algunos dibujos.
Foto: Cortesía de la familia de Victoria.

Marcelo, de 17 años, golpeó a Victoria en la cabeza. El estado de la joven es crítico, está en terapia intensiva. La sanción al implicado será reducida por ser menor de edad.

Victoria (nombre protegido) perdió su ojo izquierdo. Ya no habla y tampoco responde a los estímulos. Permanece en la unidad de terapia intensiva del hospital Eugenio Espejo, en Quito, desde que ingresó el pasado 16 de abril. Su situación es crítica.

La joven, de 17 años, fue golpeada con un martillo por su exnovio Marcelo, también de 17 años. Tiene destrozados la nariz y el cráneo en la parte izquierda, derecha y frontal.

La semana pasada se agravó. Sufre de neumonía y meningitis. Pero la familia no pierde la esperanza de que regrese a su casa. Su tía Ana cuenta que a diario rezan y piden a Dios que salga con vida de este problema.

Victoria es la primera de cuatro hermanos y la mejor alumna en el colegio 24 de Mayo. Su pasión es el dibujo. Su familia, en especial sus primos y hermanos de 14, 13 y 11 años, tienen sus creaciones en sus dormitorios. Allí plasmó dibujos de personajes de cuentos infantiles, como La Cenicienta.

En cambio, Victoria se reservó su mejor creación para una de las paredes de su sencillo dormitorio. Allí pintó dos gatos, junto a una lámpara. Todos cobijados de estrellas y una luna, así como de la palabra amor.

El final de una relación amorosa

La mamá de Victoria cuida a un adulto mayor en las noches. Por ello no se percató de la agresión a su hija.

Victoria conoció a Marcelo en el barrio donde viven en el nororiente de Quito. Empezaron una relación de varios años. Pero hace dos meses la joven decidió terminar con él. Semanas antes de la agresión, conoció a otro chico y aquella sería la razón del hecho.

El martes 16 de abril Marcelo la citó con el pretexto de que le devolviera un saco. La joven accedió y tras una discusión primero intentó ahorcarla y luego le propinó ocho martillazos en la cabeza.

Sus abuelos y tíos se percataron de la agresión al amanecer, cuando hallaron el cuerpo en un terreno baldío. Victoria desfallecía y con las últimas fuerzas dijo a su familia: “Fue Marcelo”.

Sus hermanos menores observaron la escena. Lloran incesantemente, al igual que su madre, quien dejó el trabajo para dedicarse a su hija. La mujer sufre de depresión y a su hermana Ana le dijo que no soporta el sufrimiento de ver así a su hija. “Me iré con ella”,  indicó.

Una mínima pena para Marcelo

El 17 de abril Marcelo fue detenido en delito flagrante. “¡Yo fui y qué!”, dijo a los familiares de la joven. Se encuentra detenido en un centro de adolescentes infractores en Ambato. La instrucción fiscal durará 30 días por el delito de intento de femicidio.

A Andrés López, abogado de Victoria, le preocupa que el agresor solo enfrente una condena de 4 a 8 años por ser menor de edad. Esto, a pesar de que el Código Orgánico Integral Penal (COIP) estipula una condena de hasta 26 años por este tipo de acciones.

Según el abogado, la ley es muy benévola para los adolescentes ya que estipula que en delitos, cuya pena sea mayor a 10 años,  la sanción será de 4 a 8 años, siempre haciendo una cuantificación del delito a la pena impuesta. Para López, es necesario reformar el Código de la Niñez y el COIP.

El abogado Ramiro Román comparte el criterio. Aseguró que el problema es la proporcionalidad y estos puntos “deben analizarse”. Considera que se deberían “establecer las penas por la gravedad del acto y cuidar cuando se declaran culpables al procedimiento abreviado”.

Por este último proceso, por ejemplo, aseguró que las penas se disminuyen al máximo y salen en libertad los agresores, en muchos casos, para amenazar a las víctimas”.

En el caso de Victoria, Román cree que se debería dejar abierto el proceso hasta que cumpla 18 años y sea juzgado por la “infracción real”.

La Asamblea actualmente plantea reformas al Código de la Niñez y el COIP. El asambleísta Franklin Samaniego señaló que revisarán el caso, pero afirmó que un menor no es imputable penalmente, ya que tiene derechos por la norma internacional. “Al hacerlo imputable, cambia todo el régimen”, sostuvo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: