El informe mundial se presentó ayer por el día de la lucha contra el uso y tráfico de estupefacientes

Más de 180 mil personas en el mundo pierden la vida por drogas

- 27 de junio de 2014 - 00:00
Un consumidor de drogas es examinado por una de las enfermeras de la Unidad de Cuidados de Adictos (UCA) de Guayaquil. Foto: Karly Torres / El Telégrafo

El informe mundial se presentó ayer por el día de la lucha contra el uso y tráfico de estupefacientes

En septiembre de 2013, 2 estudiantes de 16 años, una mujer y un hombre, de diferentes colegios de Guayaquil fallecieron supuestamente por una sobredosis de droga. Dos meses antes otra menor de 13 años perdió la vida presuntamente por la misma razón.

En mayo de este año un extranjero falleció después de que una cápsula con cocaína líquida estalló dentro de su organismo.

Estas son tan solo algunas de las vidas que se han extinguido debido al consumo o tráfico de drogas. Según el último informe presentado ayer en Viena por Yury Fedotov, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), aproximadamente 183.000 personas fallecieron en 2012 por hechos relacionados con estupefacientes. De acuerdo con el estudio, la sobredosis fue la primera causa de las muertes.

Fedotov llamó a tener un enfoque más intenso en la salud y los derechos humanos de todos los consumidores, en particular de las personas que se inyectan las sustancias y viven con VIH.

Con respecto al consumo de drogas por inyección, la Unodc, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), basándose en los datos más recientes, estiman que hay 12,7 millones de consumidores de este tipo. De esta cifra, 1,7 millones viven con VIH.

El hecho de compartir jeringuillas expone al contagio de ese virus, así como de la hepatitis C; más de la mitad de los consumidores de drogas por inyección están infectados por esta última enfermedad.

Un porcentaje muy elevado de este tipo de adictos tiene un historial de reclusión o está preso. De acuerdo con el análisis, en todo el mundo, en un solo día, hay más de 10,2 millones de personas recluidas en las cárceles (incluyendo la prisión preventiva).

Las tasas de población penal difieren considerablemente de región a región y entre las diferentes partes  del mismo continente. Muchos de los detenidos están encarcelados por delitos relacionados con el uso, posesión o suministro de drogas y consumen las sustancias en los recintos.

Ledy Zúñiga, ministra de Justicia, indicó que este es un problema de salud que también perjudica a la familia de los privados de libertad (ppl) y mencionó que antes, en la Penitenciaría del Litoral era normal que los parientes de los reos los vieran consumiendo droga o bajo sus efectos. “En los centros de rehabilitación social regionales está prohibido el ingreso de estos objetos y los ppl han sido desintoxicados”.

Consumidores en el mundo

Según el Informe Mundial, la prevalencia del consumo global de drogas es estable. Se calcula que en 2012 entre 162 y 324 millones de personas, es decir alrededor del 5% de la población de entre 15 y 64 años, consumieron por lo menos una vez alguna droga ilícita, principalmente sustancias del grupo del cannabis, los opioides, la cocaína o estimulantes de tipo anfetamínico.

De esta cifra, 39 millones de personas son consumidores habituales o tienen trastornos de dependencia. En los años recientes solo 1 de cada 6 consumidores problemáticos del mundo ha tenido acceso a tratamiento de la drogodependencia.

Aunque el público, en general, tal vez considere que el cannabis (marihuana) es la menos dañina de las sustancias ilícitas, en el último decenio aumentó notoriamente el número de personas que se sometieron a un proceso de rehabilitación.

Respecto a esto, Judith Vintimilla Calle, jefe de Conductas Adictivas de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, expresó que hay un concepto equivocado respecto a la marihuana. “Lleva a las personas a un estado crónico y provoca consecuencias fatales. Así como el alcohol y el cigarrillo, abren las puertas al uso de drogas ilícitas, sobre todo la marihuana; esta igualmente es una puerta a descubrir otras sustancias de mayores efectos”, mencionó.

Vintimilla dijo que la yerba se diferencia de los otros alcaloides porque el síndrome de abstinencia no es tan fuerte como el provocado por la heroína, cocaína o el licor.

Situación en América

En América del Sur y Central y El Caribe, el uso de la cocaína sigue siendo alto. Sin embargo, se calcula que al 31 de diciembre de 2012 la superficie neta dedicada al cultivo de arbusto de coca fue la más reducida desde 1990.

La incautación mundial de cocaína aumentó a 671 toneladas en 2012, frente a las 634 toneladas que se habían decomisado en 2011. Los principales incrementos se registraron en América del Sur y Europa Occidental y Central. Prácticamente toda la producción mundial es de 3 países de América del Sur, agrega el estudio.

El director y el subdirector nacional Antinarcóticos, general Juan Carlos Barragán y coronel Freddy Ramos, respectivamente, señalaron que en el país ejecutan acciones preventivas que contribuyen a reducir la carga que imponen a nuestra sociedad el abuso y adicción a las drogas; sobre todo, el peligro que significan para la salud.

José Serrano, ministro del Interior,  insistió a las autoridades policiales que deben erradicar en este 2014  el microtráfico de droga, sobre todo dentro y fuera de los colegios y escuelas.

Internet y drogas

El informe de la Unodc también precisa que internet sigue utilizándose para el tráfico de drogas y el comercio ilícito de precursores químicos para su elaboración. Ha aumentado el empleo de la ‘red oscura’ que constituye un mercado virtual al que no se obtiene acceso buscando en la web y en el que resulta difícil para los organismos de represión identificar a los dueños y usuarios de los sitios web, porque estos ocultan su identidad con métodos muy complejos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: