Madre de ecuatoriano muerto en persecución tras asalto en Florida pide "transparencia"

- 11 de diciembre de 2019 - 08:04
Foto: Tomada de https://www.miamiherald.com/

Luz Apolinario, la madre del chófer de la empresa de correos UPS muerto la pasada semana durante un enfrentamiento entre la Policía local y dos ladrones, pidió "transparencia" al FBI, que se encarga de la investigación del suceso.

"Todavía estoy esperando. Hoy es el quinto día y no tengo nada", declaró el martes 10 de diciembre a los medios la madre de Frank Ordoñez, en alusión a los cinco días transcurridos desde que su hijo, de 27 años y padre de dos niñas de 5 y 3 años, muriera en un fuego cruzado entre poco menos de 20 agentes y dos ladrones que asaltaron una joyería en Coral Gables, ciudad vecina de Miami.

"Lo único que sé es que he dejado aquí a mi hijo, y que no va a regresar conmigo y me tengo que ir sola", agregó la mujer, poco después de enterrar a su hijo en un cementerio de la ciudad de Miami Lakes, en el sur de Florida, en presencia de familiares y compañeros de la empresa para la que trabajaba.

Según mostraron medios locales, el féretro salió del velatorio rumbo al cementerio Vista Memorial Gardens cubierto con la bandera de su equipo preferido, y detrás del ataúd iba un jeep, su vehículo preferido, con la bandera de su Ecuador natal.

Junto a Ordoñez falleció también Richard Cutshaw, de 70 años, un conductor que en ese momento intentaba alejarse del lugar en el que se desató el tiroteo, además de los dos asaltantes, Lamar Alexander y Ronnie Jerome Hill.

Los ladrones, dos primos de 41 años, asaltaron el pasado jueves una joyería en Coral Gables, vecina de Miami, y en su fuga secuestraron a Ordoñez a bordo de la camioneta de UPS en la que trabajaba en ese momento.

Los ladrones iniciaron a bordo de ese vehículo, y con Ordoñez secuestrado, una persecución aparatosa que se desarrolló en los Condados de Miami-Dade y Broward, y que fue registrada por televisoras locales y los teléfonos celulares de testigos.

La persecución culminó en una vía rápida de Miramar, atascada en la hora punta del tráfico de vehículos, cuando al menos 18 agentes de diferentes cuerpos policiales locales rodearon la camioneta a la que apuntaron con sus armas.

Según la versión de la Policía, los asaltantes abrieron fuego y los oficiales respondieron, desatándose una lluvia de balas que acabo con la vida de las cuatro personas señaladas.

De acuerdo a medios locales, los agentes que participaron en el suceso han sido puestos en licencia administrativa mientras el FBI investiga el hecho. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: