Al problema de consumo se une la modificación de las sustancias comunes

Los jóvenes pueden comprar droga con $ 0,25 (Infografía)

- 20 de agosto de 2014 - 00:00

Al problema de consumo se une la modificación de las sustancias comunes

Hace 15 años, cuando ‘Alejandro’ empezó a consumir estupefacientes, lo común en ese ambiente era la marihuana, pero ahora se habla mucho de la ‘h’ (heroína rebajada con otros componentes también nocivos).

“La heroína solo se veía en las películas, la gente le tenía miedo porque sabía que era la peor de todas las drogas; solo un pequeño grupo la conseguía, no era fácil”, dice Alejandro, quien explica que antes de probarla utilizó cocaína en todas sus presentaciones, éxtasis, ácidos, etc.

La ‘h’, según revelan quienes la ingieren, se vende en fundas que cuestan entre $ 2 y $ 5. Para quienes no tienen mucho dinero, también hay dosis de 25 centavos. Esto demuestra la facilidad que tienen los adolescentes para comprar la droga.

Le llaman un ‘pase’ y muchas veces, según indica Alejandro, se utilizan instrumentos escolares como esferos para ingerirla.

La doctora Julieta Sagñay, directora de la Clínica Conducta, explica que los jóvenes buscan la microdosificación bajo el pretexto de evitar consumir cantidades más altas o evitar el síndrome de abstinencia. Este último genera vómito, diarrea y dolor en los huesos y músculos.

Entre los perjuicios que generan estas drogas ‘fáciles y baratas’ constan severas infecciones en las válvulas del corazón, artritis y problemas reumatológicos.

Sagñay considera altamente peligroso consumir drogas en pequeñas cantidades porque ocasionaría psicopatía, es decir, que al joven no le importe nada  (mentir, robar, agredir) con tal de conseguirlas.

Actualmente no es difícil para un consumidor obtener la droga. Debido a la facilidad de expendio, el Gobierno trabaja en varios programas para erradicar la venta a los adolescentes en las afueras de los colegios. El gobernador de Guayas, Rolando Panchana, quien dirige la campaña ‘Revolución Preventiva’ (enfocada en centros educativos y sus alrededores), comunicó que la marihuana y la heroína son las drogas que más han detectado.

Las cifras oficiales señalan que en los primeros 30 días de iniciarse las revisiones se ha intervenido a 109 centros educativos en Guayas, han sido aislados 9 menores de edad, 2 de ellos por tenencia de cocaína, heroína y marihuana.

La cuarta Encuesta Nacional Sobre Uso de Drogas en Estudiantes de 12 a 17 años (32.010 consultados), elaborada por el Observatorio Nacional de Drogas (2012), reveló que el 0,22% de los consultados presentó uso experimental de heroína; el 0,19% ocasional y el 0,31% frecuente. Un bajo porcentaje registró uso intenso.

El consumo se ha alterado

Sagñay compara el consumo de drogas desde hace algunos años con el actual. Antes las personas como Alejandro iniciaban con marihuana, seguían con cocaína, luego anfetaminas, posteriormente combinaban las drogas ya mencionadas y al final consumían heroína por ser la más potente.

Hoy se registran casos de jóvenes que inician con heroína sin haber probado otras drogas menores. Para el doctor Ricardo Loor, líder de Prevención del Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep), las primeras sustancias ingeridas son el alcohol y el tabaco, las cuales producen más fallecimientos que los estupefacientes. Enfatiza que también se debe combatir ese consumo social.

A ese criterio se suma el médico legista José Rodríguez, quien considera que el licor es uno de los principales causantes de violencia en el hogar y de accidentes de tránsito, mientras que el cigarrillo es responsable de provocar millones de muertes por cáncer.

A los peligros de las drogas simples se une la alteración de las sustancias, es decir hay productos que se convierte en drogas de diseño.

Estas son las combinaciones entre estupefacientes o con fármacos, por ejemplo, de la mezcla de cocaína con un fuerte anestésico empleado en cirugías de animales.

La doctora Sagñay manifiesta que hay una extensa cantidad de medicamentos que combinados con estupefacientes pueden causar estos efectos alucinógenos, pero también la muerte.

Explica que uno de los efectos es que el individuo entrará en pánico, escuchará voces que no existen y hasta sufrirá desdoblamiento, es decir, la persona pensará que tiene un doble al que intentará matar, por lo que cometería suicidio.

Como exconsumidor, Alejandro añade que se debe tener cuidado con los medicamentos que contrarrestan ciertos efectos de las drogas.

Por ejemplo, un adicto a la cocaína que está en tratamiento sabe qué pastilla administrarse para reducir el pánico porque se la prescribe un médico, entonces abandona el proceso. “Se mete coca y si entra en pánico ya sabe qué pastilla tomar para que se le quite, pero eso lo puede matar”, cuenta el joven.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: