Los dos sobrevivientes de choque permanecen bajo pronóstico reservado

- 28 de febrero de 2018 - 00:00
En una calle del sector Isla Trinitaria fueron velados los cuerpos de cinco personas que fallecieron en el accidente de la vía Babahoyo-Guayaquil.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

Un ambiente lúgubre se vive en las cooperativas de vivienda La Fuerza de los Pobres y 22 de Abril de la Isla Trinitaria de Guayaquil, donde habitaban las 11 víctimas mortales del accidente de tránsito ocurrido la tarde del último domingo en la vía Babahoyo-Guayaquil.

En una de sus calles, frente a la manzana A-1, fueron velados los cuerpos de Milton Fabián Abad Sánchez, de 42 años; de sus hijos Esther y Samuel Abad Mendoza, de 4 y 1; y de sus hijastros Jazmany y Dayanna Perea Mendoza, de 15 y 13.

En tanto, en los hospitales del Guasmo y Francisco de Ycaza Bustamante luchan por su vida la esposa de Abad, Verónica Mendoza Quiñónez, de 31 años, y su hijastro Jesús Mendoza Quiñónez, de 10.

“Ambos están bajo pronóstico reservado. Las contusiones que tienen en sus cabezas los mantiene en las áreas de terapia intensiva. Estamos a la espera de un milagro”, expresó Mercy Godoy, amiga de la familia Abad Mendoza.

A pocos pasos, el pastor Hildo Mendoza, de la congregación evangélica ‘Mediadores de un Nuevo Pacto’, oraba sentado en el umbral de la puerta de su vivienda.

“Estamos en constante oración por el alma de los que partieron y en espera de un milagro para que nuestra hermana Verónica y el pequeño Jesús se levanten”, dijo el pastor evangélico.

Bajo las carpas que cubrían los féretros, Rosa Herrera, Jennifer Herrera y Joselinne González, moradoras de la barriada, recordaban que la familia Abad realizó el viaje porque el progenitor de Jesús le regaló $ 20 como regalo de cumpleaños.  

“El niño que sobrevivió al accidente cumplió años el viernes 23 de enero y recibió dinero del papá como regalo, el cual fue usado para el paseo. Si no le daban el dinero no viajaban y no pasaba nada”, expresó Rosa Herrera.

Pasadas las 14:00 de ayer, el sepelio de las víctimas de la familia Abad Mendoza se realizó en el cementerio José María Canals, donde el Municipio donó las bóvedas.

En Babahoyo fueron sepultados los otros seis fallecidos, Saúl Macías, su esposa Janeth Menoscal y sus cuatro hijos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: