Las extranjeras plagiadas no desean hablar de lo sucedido

02 de octubre de 2012 - 00:00

Vestidas con uniforme militar y sujetadas de las manos, la inglesa Kathrin Sara Cox, de 23 años, y la australiana Fiona Louise Wilde, de 32 años, fueron rescatadas de la zona selvática por las Fuerzas Policiales y Fuerzas Armadas, luego de su secuestro en el Cuyabeno, región fronteriza con Colombia.

El pasado viernes, las jóvenes se encontraban en un grupo de siete personas, cinco extranjeros y dos ecuatorianos, cerca de las 14:00, se embarcaron en una canoa desde el puente del parque Cuyabeno en la vía que conecta Lago Agrio y Puerto El Carmen, para avanzar dentro de la reserva natural de la provincia de Sucumbíos, zona limítrofe con el departamento de Putumayo. Minutos después de que navegaban río abajo, tres hombres armados, con  escopetas y un revólver, los amenazaron para que se orillaran hacía donde  ellos se encontraban.

Según el ministro del Interior, José Serrano, todo comenzó con un asalto a los turistas y terminó con el plagio de las  mujeres. La acción inició, a las 16:00, con cerca de 150 hombres del Grupo de Operaciones y Rescate, Grupo de Operaciones Especiales, Unidad Antisecuestro y Extorsión y 260 militares del Grupo de Fuerzas Especiales 53 Rayo de Lago Agrio y soldados del batallón de selva 55, quienes implementaron un patrullaje terrestre, aéreo y fluvial en áreas críticas de la frontera, los ríos San Miguel y Putumayo.  

Durante más de 19 horas, los operativos, con tres helicópteros y uniformados, cerraron los pasos de salida en la frontera. Luego del rescate, una de las jóvenes manifestó que los secuestrados se sintieron acorralados, por lo que  pensaron en deshacerse de ellas, sin embargo se arrepintieron y optaron por dejarlas en libertad. Ambas se encontraban a dos horas de distancia de donde fueron plagiadas en las inmediaciones de la Cooperativa 16 de Abril, sector de la reserva del Cuyabeno.

En su testimonio, la joven indicó que no sabía que hacer, pero al escuchar el ruido de los helicópteros corrieron y     y gritaron pidiendo auxilio. Un morador de la zona escuchó a las chicas y las llevó hasta su casa, posteriormente mandaron a uno de sus trabajadores en moto a buscar ayuda, inmediatamente llegaron los vehículos con el personal de rescate.

Según un comunicado del Ministerio del Ambiente, por versiones de moradores, se mencionó que los presuntos responsables del hecho serían los “Águilas Negras”, un grupo armado paramilitar. Sin embargo el Ministerio del Interior no ha confirmado la información. 

Homero Arrellano, ministro coordinador de Seguridad, condenó el hecho, “esto nos afecta como país, especialmente al turismo”, señaló, puesto que en muchos sectores de la frontera  no hay resguardo militar colombiano, sino únicamente la presencia de grupos armados.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: