El juicio de “Nachito” irá a la Corte Provincial

- 17 de febrero de 2019 - 00:00
Henry Valdiviezo y Sandra Ojeda han buscado durante cinco años que se sancionen las lesiones que sufrió su hijo “Nachito” en un hospital de Quito.
Foto: María Elena Vaca / ET

La jueza Luz María Ortiz aceptó el pedido de nulidad de la defensa de las doctoras acusadas, pero la Fiscalía aseveró que apelará la decisión judicial.

La audiencia preparatoria de juicio por las lesiones que sufrió “Nachito” (nombre protegido) fue breve. En menos de una hora, la jueza de lo Penal de Quito, Luz María Ortiz, aceptó ayer el pedido de nulidad que presentó la defensa de las médicas acusadas.

Ella respaldó su criterio en las presuntas inconsistencias de la indagación de la Fiscalía, que a su criterio atentó contra el debido proceso y el derecho de un trato justo.

Esta fue una dura noticia para Henry Valdiviezo y su esposa, Sandra Ojeda. La pareja, durante cinco años, ha exigido justicia por las severas lesiones que sufrió su hijo “Nachito” en un hospital del norte de Quito.

El niño tenía un año y seis meses cuando el 27 de noviembre de 2014 ingresó al hospital: estaba previsto que se someta a una exploración laparoscópica testicular.

La operación, supuestamente, no tendría dificultades y el pequeño estaría solo un día en la casa de salud y así ocurrió en el inicio.

Los padres llevaron a “Nachito” a su casa en la noche, pero su estado de salud se agravó a las pocas horas. Tuvo fiebre alta y lo trasladaron a otro hospital, en el sur de la ciudad.

Allí les dieron un diagnóstico grave: “Nachito” tenía líquido en el intestino, porque, aparentemente, tuvo una perforación durante la laparoscopia. Entonces, llevaron al infante al hospital que lo atendió al principio.

La pareja dijo que en la Unidad de Terapia Intensiva su hijo no recibió los cuidados adecuados, por ello él mismo se quitó los tubos de oxígeno. Eso le causó una afectación cerebral.

Además, le pusieron sueros calientes en las piernas que le causaron quemaduras y afectan su movilidad.

Los padres reiteraron que su hijo entró sano y que sufrió mala práctica médica.

La fiscal Claudia Romero llevó la acusación contra la doctora Yolanda G. y otros miembros de la casa de salud.

Ella pidió a la jueza Ortiz que dé paso al juicio para demostrar la presunta negligencia que afectó a “Nachito”.

Pero sus criterios no fueron acogidos. La jueza dispuso la nulidad de todo lo hecho por la fiscal y, además, pidió al Consejo de la Judicatura que analice a Romero.

Juan Pablo Albán, abogado de Yolanda G., explicó que en este caso ya hubo absolución y se reiteró que se volviera a indagar. Según Albán, se atentó al debido proceso.

La fiscal apelará el fallo y el caso irá a la Corte Provincial de Pichincha. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: