1.460 guías penitenciarios deben cuidar a una población carcelaria de 38.693 reclusos

En la Penitenciaría de Guayaquil, un agente de seguridad tiene a su cargo 240 internos.
03 de marzo de 2021 05:46

En la Penitenciaría de Guayaquil un guía custodia un promedio de 240 privados de libertad en cada turno de trabajo. Ese es uno de los cuatro centros que registraron amotinamientos, en los que fueron asesinadas 79 personas en un solo día.

El déficit de celadores en el sistema de rehabilitación es del 70% y no hay una fuerza de reacción para hacer frente a la violencia, la falta de presupuesto ha impedido vincular a más personal desde 2017.

La masacre en cuatro cárceles del país evidenció un problema que no es reciente. El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) por sí solo no pudo controlarlo y requirió apoyo urgente de la Policía, que colabora en esa tarea desde el 2014, y de los militares, y sacó a flote que el sistema no ha sido diseñado para afrontar este tipo situaciones.

Ricardo Camacho, exsubsecretario del ente, señala que más de dos mil uniformados trabajan en los filtros de ingreso y en los pabellones de máxima seguridad. "Pero no cuentan con equipos de protección como balas de goma o gas lacrimógeno".

La principal dificultad es la falta de guías penitenciarios que, en hechos como estos, son vulnerables.

Itania Villarreal, exdirectora del servicio penitenciario, aseveró que los reos saben que el personal no está listo ni presto para reaccionar. "Los han intimidado y han secuestrado a los guías para negociar el control y mando en las cárceles".

Edmundo Moncayo, director del SNAI, expuso las cifras. En el Centro de Rehabilitación Sierra Centro de Cotopaxi, localizado en Latacunga, hay 58 celadores por turno, cada uno de ellos se encarga de vigilar a 90 privados de libertad.

En la Penitenciaría de Guayaquil el problema se agrava. Cada turno tiene 40 celadores y en promedio cada uno cuida a 240 personas; mientras que en la cárcel regional, de la capital de la provincia del Guayas, hay 32 guías por turno que custodian a 77 reclusos cada uno.

En el caso de Turi, en la provincia del Azuay, en cambio, 44 guías por turno deben vigilar a 92 reos cada uno.

Niveles de seguridad

El titular del SNAI afirmó que las mega estructuras que se edificaron en las provincias de Cotopaxi, Azuay y Guayas, no tienen los suficientes niveles de seguridad para al menos contener con una barrera física y aplicar el cierre.

La organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) recomiendan contar con un guía por cada 10 internos, pero está claro que en Ecuador no se cumple.

El déficit alcanza el 70%. Hay 1.460 guías penitenciarios que deben distribuirse por turnos en el día y en la noche, los siete días de la semana, para una población de 38.693 privados de libertad, que viven en 37 cárceles y 11 centros de adolescentes infractores.

"Al menos 3.800 guías por turno y en total serían 7.600 los que necesitaríamos", dice Camacho.

El artículo 685 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) estipula que la seguridad interna de los centros de privación de libertad es competencia del Cuerpo de Seguridad Penitenciaria y que la vigilancia perimetral es competencia de la Policía Nacional. Al interior no existe una fuerza de reacción, que es otra debilidad del sistema.

Solo hay los guías necesarios para mantener el orden, pero no una fuerza de reacción para que actúe ante un incendio, una riña o un nuevo motín.

Presupuesto para contratar personal

De acuerdo con las autoridades, los centros no han contratado personal desde el 2017 y en octubre del 2020 se suspendió el curso de formación de guías penitenciarios, en el que participaban 496 aspirantes. El motivo, no había recursos.

Moncayo, ante el pleno virtual de la Asamblea Nacional, explicó que en el 2014, el presupuesto para la rehabilitación social era de más de $ 100 millones y en adelante ha sufrido recortes hasta llegar a 2021, con el 40% en relación a ese año.

"Era mi desesperación conseguir (presupuesto) para formación y aumento del grupo de guías penitenciarios", resaltó Moncayo.


En el 2015 fue inaugurada la Escuela de Formación de Guías, localizada en la parroquia Tres Cerritos, en la provincia de El Oro, pero dos años después se cerró.

"Es penoso que no se tenga una escuela de formación para capacitar personas privadas de la libertad (PPL) y a los funcionarios del área administrativa", puntualizó Villarreal.

Las autoridades opinan que hace falta la profesionalización de los guías que están en servicio y formar a los que se podrían vincular más adelante.

Los analistas sostienen que este problema, que estalló en medio de las elecciones presidenciales, será una lamentable herencia para quien gane la Presidencia de la República.

"Estará en manos del nuevo Gobierno un crédito por $ 35 millones del Banco Interamericano que es importante, y las gestiones que pueda ejecutar para obtener líneas crediticias no reembolsables", expresó Camacho.

Según las autoridades, 200 agentes se incorporarían el próximo mes de abril. El servicio de rehabilitación abrió una nueva convocatoria para seleccionar a otros 300. (I)

Contenido externo patrocinado