63 guías custodian a 1.785 presos en la cárcel de El Inca

- 11 de marzo de 2019 - 00:00
En los centros de rehabilitación social del país el hacinamiento hasta febrero de este año era del 41%.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

La Secretaría de Derechos Humanos considera que se debe retomar la carrera de agentes de seguridad e incluir psicólogos y educadores en las cárceles de adolescentes.

Wilson (nombre protegido) es guía del Centro de Detención Provisional de El Inca (norte de Quito). Trabaja en turnos de 24 y 36 horas. Gana $ 550 por esta labor.

El agente está cinco años en la entidad y tiene bajo su custodia a cerca de 85 reos del centro. “No es fácil, es gente complicada”, dice.

Este criterio comparte Carlos (nombre protegido), quien admite que hay sobrecarga laboral y considera que los problemas de seguridad en los centros de detención son por la falta de guías penitenciarios.

Pablo Arévalo, director del Centro de Detención Provisional de El Inca, reconoce que hay déficit de agentes de seguridad penitenciaria.

En este lugar existen 63 guías penitenciarios y una población carcelaria de 1.785 internos. Los 63 guías están divididos en tres grupos de 21 personas; es decir, cada agente custodia a 85 privados de la libertad.

A pesar del déficit, Arévalo estima que “se logra controlar bien”, pero que “siempre faltarán más funcionarios” en las cárceles.

Escasa formación de agentes

Fernando Sánchez, subdirector de atención a adolescentes infractores, reconoce que hay problemas en los guías penitenciarios.

Señala que en la contratación de estos nuevos funcionarios hay una tarea pendiente de la actual Secretaría de Derechos Humanos con la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt). Según el funcionario, en el país dos institutos brindan la carrera de agentes de seguridad penitenciaria.

Para Sánchez, es necesario impulsar esa carrera y establecer la formación, selección y depuración de los guías. Estima que en los 33 centros carcelarios hay 1.500 guías, pero son insuficientes para 39.600 privados de la libertad en el país. Hasta febrero el hacinamiento alcanzaba el 41%.  

Agrega que en los centros de adolescentes infractores no solamente se requieren guías, sino también “educadores o psicólogos” para trabajar en la reinserción social.

Considera que es importante la contratación de técnicos que dicten talleres. “Los adolescentes infractores deben en las mañanas estudiar y en la tarde capacitarse”, aclara.

Para Ricardo Caamacho, exsubsecretario de Rehabilitación, en el país se debe crear una escuela penitenciaria, como en Chile y Colombia. Según su criterio, a los guías se los forma como policías o militares, “sin una doctrina propia”.

Guías procesados

La Fiscalía actualmente solo tiene una indagación previa, que fue interpuesta en este año por el entonces Ministerio de Justicia por el delito de “extorsión”.

La fiscal Ruth Palacios indicó que este proceso se encuentra en “trámite”. Esta denuncia se presentó por el supuesto cobro de coimas de un agente penitenciario en Machala.

En un video, que se difundió por las redes sociales, se observa al agente recibir dinero de los reos. Este agente fue enviado a la Unidad de Aseguramiento Carcelario y se inició un sumario administrativo para su destitución.  

Caamacho también solicitó al director de la Penitenciaria del Litoral, Alfredo Muñoz, que interponga en la Fiscalía una denuncia por el ingreso de una supuesta ambulancia al centro regional de Guayaquil.

En las cámaras de seguridad se observa que de un vehículo los reclusos sacan artefactos y armas. También, del automotor descendieron dos mujeres que permanecieron toda la noche en el pabellón de máxima seguridad.  

A Caamacho le llamó la atención que la supuesta ambulancia evadió tres filtros policiales. Por estos hechos están detenidos 21 policías y cinco civiles del sistema de videovigilancia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: