La Fiscalía formula cargos contra detenido por la presunta violación a 3 niñas de su entorno familiar

Uno de los detenidos abusaba de su hija biológica, de su sobrina y de una hijastra.
23 de febrero de 2021 08:19

La investigación impulsada por Fiscalía, en el caso "Rescate Querubín", reveló la presunta agresión sexual: tres niñas habrían sido violadas por un hombre en el cantón Puerto Quito, en el norte de la provincia de Pichincha.

Una de las víctimas es su hija biológica, otra es su sobrina y la tercera es su hijastra. Todas ellas residían en el mismo inmueble en el que vivía el procesado y junto a su pareja.

El sospechoso, identificado como Víctor V., guarda prisión preventiva desde el 21 de febrero. El fiscal que investiga el caso, Francisco Vega, le formuló cargos por el delito de violación, tipificado en el artículo 171 del Código Integral Penal (COIP).

El juez de Garantías Penales, Germán Gallo, acogió los elementos de convicción presentados por Fiscalía, entre estos: el examen médico-legal practicado a las víctimas, que determinó lesiones características de este tipo de delitos.

Lea también: Nueve detenidos por presunta violencia sexual sistemática contra niñas y adolescentes

Fiscalía también presentó un informe de valoración psicológica, del entorno familiar y los partes de investigación y seguimientos policiales.

Asimismo, en la segunda audiencia de formulación de cargos, M. R. L. B., de 17 años, permanece en internamiento preventivo. La Fiscalía General del Estado señaló su probable responsabilidad en el delito de violación.

El adolescente, que fue detenido en Santo Domingo de los Tsáchilas la madrugada del 21 de febrero, conforma el grupo de los nueve presuntos agresores dentro de esta investigación de contexto, que reúne ocho casos por delitos sexuales perpetrados –de forma sistemática– en cada uno de sus entornos familiares. 

Lea también: Jueza no ordena prisión preventiva para funcionario judicial que presuntamente abusaba de su hija

La formulación de cargos se instaló en la Unidad Judicial de Pedro Vicente Maldonado, la madrugada del 22 de febrero de 2021, ante el juez Germán Gallo.

El fiscal de Puerto Quito, Francisco Vega, quién abrió la investigación de contexto, sustentó los cargos penales por presunta violación con el informe de entorno social, el examen médico-pericial, la valoración psicológica y la denuncia del padre de la víctima.

La instrucción fiscal durará cuarenta y cinco días, debido a que los tiempos son distintos en el régimen de adolescentes infractores.

Agresiones

Las primeras indagaciones determinarían que la hija biológica del supuesto agresor, quien actualmente tiene 10 años, sufrió agresiones sexuales desde que apenas tenía 4 años.

Otra de las víctimas, que actualmente tiene 18 años, habría sido violada desde los 8 años, al igual que la otra pequeña, quien actualmente tiene 12.

El presunto violador aprovechaba el silencio de la noche para invadir las habitaciones de las niñas y si ellas se resistían, iba a la cocina en busca de un cuchillo con el que las amenazaba de muerte presionando la filosa hoja contra sus indefensos cuerpos. 

Aborto y golpes

El inicio de las violaciones sistemáticas se remonta al 2019. La víctima, que padece del 72% de discapacidad física, refirió que era objeto de constantes agresiones sexuales consumadas por el adolescente, bajo un preámbulo de golpizas para someterla, colocarla en indefensión y cometer el hecho punible.

La primera vez que sucedió, M. R. L. B. forzó la ventana de la vivienda, un día en que la joven estaba sola. Después se repitieron más episodios de violencia sexual extrema.

Cuando la adolescente le contó a su madre la situación, ella no dio crédito a sus palabras, más bien la golpeó. “Le creyó más a él”, dijo a las peritas de entorno social y de evaluación psicológica de la Fiscalía.

Un día sintió que bajaba una “bola” y empezó a sangrar. Había tenido un aborto, producto de reiteradas golpizas recibidas en días anteriores.

Después de este evento, la joven tomó una hoja de afeitar e intentó suicidarse. Tras esta tentativa autolítica, M. R. L. B. pretendió violarla una vez más, pero ella logró defenderse y no lo consumó.

Cuando esta pesadilla inició, la víctima tenía 19 años. El agresor comparte el entorno familiar de la joven: es sobrino de su padrastro. 

El adolescente se encuentra en internamiento preventivo, ya que el delito por el que fue señalado penalmente está detallado en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), inciso primero, numeral 1, y ordena una pena privativa de libertad de 19 a 22 años.

En materia de adolescentes infractores, según el artículo 330, inciso primero, del Código Orgánico de la Niñez y la Adolescencia (CONA), el internamiento preventivo se ordena en delitos cuyas penas, en el COIP, sean mayores a los 5 años de pena privativa de libertad.

Además, el adolescente es procesado por presunta tenencia de armas, que fueron decomisadas durante su detención. Este delito está tipificado en el artículo 360, inciso primero, del COIP.

Operación “Rescate Querubín”

La captura de Víctor V. se dio en la localidad de Puerto Quito, durante la ejecución del operativo “Rescate Querubín”, liderado por Fiscalía y coordinado con la Unidad de Delincuencia Transnacional de la Policía Nacional.

Esta intervención, que persigue casos de presunta violencia sexual sistemática contra niñas y adolescentes, dejó como resultado nueve detenidos, siete víctimas rescatadas, cinco armas de fuego incautadas, entre otros indicios recabados. (I)

Contenido externo patrocinado