Fernando Alvarado deberá presentarse ante juez el próximo 24 de agosto

- 09 de agosto de 2018 - 12:11
Fernando Alvarado llegó a la Fiscalía en Quito el miércoles 8 de agosto pasadas las 16:00. Horas más tarde recibiría medidas cautelares.
Foto: Miguel Jiménez/El Telégrafo

La noche más larga para uno de los extodopoderosos en la década del correísmo. Fernando Alvarado, exsecretario Nacional de Comunicación, llegó a Ecuador el pasado lunes 6 de agosto y no podrá salir del territorio por un buen tiempo. 

La intención del ex hombre duro de la comunicación en la "Revolución Ciudadana" era arribar a Ecuador, rendir su versión en Fiscalía General del Estado en una investigación y regresar a Ghana, en África, en donde trabaja en "una empresa que me ofrece estabilidad laboral hasta finales de año". Pero los cálculos de Alvarado fallaron.

El primer traspié del exfuncionario fue no lograr pasar de incógnito en su retorno al país. Llegó el lunes a Ecuador y -según un comunicado que él mismo emitió a los medios- solicitó al fiscal general del Estado que recepte su versión libre y voluntaria en la investigación por el presunto delito de peculado en la organización de los enlaces ciudadanos de Rafael Correa entre 2007 y 2017.

Alvarado "advertía" al fiscal que estaría hasta el 10 de agosto en el territorio ecuatoriano, un punto que aceleró lo que vendría.

El exfuncionario fue notificado legalmente por varias ocasiones desde febrero pasado para que comparezca a rendir su versión en la investigación, pero nunca acató el llamado. Fue así que se dispuso a hacer uso de la fuerza pública de conformidad con los artículos 442, 444 inciso final, 508 y 582 numeral 2 del Código Orgánico Integral Penal para garantizar su presentación.

De inmediato, en redes sociales, se regó la versión de que el exministro había sido "aprehendido" por la Policía en Manta. Con la misma velocidad, Alvarado el miércoles 8 de agosto respondió a varios medios -vía telefónica- desmintiendo ese rumor y dijo que "por sus propios medios" estaba trasladándose hasta Quito. Un segundo problema en el plan de Alvarado.

Sí, Alvarado en su vehículo particular viajó desde el puerto manabita hasta la capital, pero en el retrovisor tuvo en todo momento a patrullas de policías que lo custodiaban.

Pasadas las 16:00, el extitular de la Secom arribó hasta la Fiscalía General en Quito. Con gafas, lanzando una que otra sonrisa y sin hablar, ingresó a rendir su versión.

Más de seis horas y media después, Alvarado salió de la Fiscalía. Esta vez no hubo sonrisas y las gafas se las había guardado. El semblante del exministro revelaba la gravedad de la situación: Después de la versión, la Fiscalía General del Estado había solicitado una audiencia de formulación de cargos. El plan original de Alvarado, a esa hora, estaba por desmoronarse por completo.

La encargada de armar las acusaciones contra Alvarado fue la fiscal general subrogante, Ruth Palacios. Mientras que la jueza de la Corte Nacional, Silvia Sánchez, sería la que aceptaría o no las medidas cautelares.


Fernando Alvarado, pasadas las 01:50, conoció las medidas cautelares que le impuso la jueza Silvia Sánchez. Foto: Pública FM

Poco menos de una hora se tomó la magistrada para decidir que, desde este jueves 9 de agosto, Fernando Alvarado tiene prohibida la salida de Ecuador, que deberá presentarse cada 15 días ante un juez (le toca el próximo 24 de agosto en la Corte Provincial de Justicia del Guayas) y que tendrá que usar un dispositivo (grillete) electrónico.

El regreso de Fernando Alvarado a Ghana queda cancelado, indefinidamente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: