Familiares de las víctimas piden seguir la indagación

- 23 de diciembre de 2018 - 00:00

La muerte de Walter Arizala no es el capítulo final para las familias de los periodistas, Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, asesinados por el cabecilla de la narcoguerrilla del Frente Oliver Sinisterra.

Ricardo Rivas, hermano de Paúl,  reconoció el trabajo del Gobierno y Fuerzas Armadas de Colombia que se esforzaron por la desarticulación del grupo narcoterrorista y acabaron con su cabecilla, Walter Arizala, alias “Guacho”. Pero sostuvo que es necesario seguir con la investigación judicial.

En ese sentido, Yadira Aguagallo, recalcó que ellos invitan a las fiscalías de Ecuador y Colombia a que no cierren las investigaciones, argumentando que  “Guacho” era  el único responsable de la muerte de los periodistas y de Óscar Villacís y Katty Velasco. “Necesitamos esa verdad procesal (...) reiteramos nuestro pedido de que se indaguen las responsabilidades en todos los niveles y que abran nuevas líneas de investigación”, sostuvo la joven que fue pareja de Paúl Rivas.

Para los deudos de los comunicadores todavía hay muchas preguntas que siguen sin respuesta, por eso aseguraron que es necesario que se desclasifique toda la información del caso, Entre ella, las grabaciones de las reuniones del Consejo de Seguridad, durante la crisis del secuestro y muerte de sus seres queridos.

Para ella, no solo “Guacho” es el responsable de los delitos. “Existen otros personajes y cuyas capturas también tienen que continuar”, manifestó.

Además, reclamó por las contradicciones que se mantienen entre las autoridades de Ecuador y de Colombia, que se evidencia, por ejemplo, en el anuncio del lugar donde fueron secuestrados los tres comunicadores.

Por un lado, el procurador de Ecuador, Íñigo Salvador, sostuvo que el plagio ocurrió en Colombia; mientras que la Fiscalía de ese país sostuvo que el secuestro se inició en Mataje, una población ecuatoriana en la línea de frontera binacional.

Ricardo Rivas indicó que un funcionario del Ministerio de Justicia se comunicó con ellos para informarle sobre la muerte de “Guacho” y les dijo que se  coordinará una reunión con la ministra del Interior, María Paula Romo, para tratar sus pedidos.

Galo Ortega, padre del periodista Javier Ortega, recalcó que su lucha no terminará. “No nos van a devolver a nuestro seres queridos y la lucha no se va a terminar, ahí estaremos buscando la verdad”.

Además, recalcó que esta labor no solo la hacen por sus seres queridos, sino por la población de la frontera y que ha sido víctima de la violencia desatada por el narcotráfico. Por eso anunciaron que seguirán exigiendo que la investigación no se cierre con la muerte de “Guacho”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: