El feriado inició con la captura de 66 personas por diferentes delitos

04 de noviembre de 2011 - 00:00

Durante el primer día de  feriado,  el Comando de Policía del Distrito Metropolitano de Guayaquil (DMG)  reportó la detención  de  66 ciudadanos implicados en delitos vinculados a la  alteración del orden público, asaltos y  robos. 

La evaluación corresponde a los hechos alertados   al Centro de Atención de Auxilios y Emergencias (CAAE 101),   entre las 06:00 del miércoles y la misma hora del  jueves (ayer). En total fueron   372 los  auxilios atendidos por agentes de la institución del orden.

Uno de los principales actos delictivos  acontecidos tuvo relación con el robo de vehículos. Rolando Patricio Cabezas es uno de los perjudicados. “A las 12:00 de ayer (miércoles) me dirigía hasta el Cementerio General con la intención de visitar a algunos  familiares fallecidos... dejé  mi vehículo   en las calles Alejo Lascano entre Riobamba y Rumichaca  y cuando regresé había desaparecido”, detalló el afectado.

Alrededor de cinco delitos de este tipo  se reportaron  hasta  el mediodía de ayer en las dependencias de la Policía Judicial del Guayas, adjunta a la Policía Judicial. Otros hechos denunciados fueron   el  secuestro exprés (2 casos),  el robo de motos (2),  los asaltos a mano armada (4)  y  los robos a domicilios y locales (3). 

Para Rodrigo Montesdeoca Wagner, sociólogo mexicano, quien estuvo de paso por el puerto principal, la realidad social marcada por   asaltos y robos a toda hora del día demanda la ejecución de un comportamiento preventivo que implica   cambio de hábitos, costumbres y hasta la forma de vestirse.

El experto considera  que el crecimiento de las  ciudades en forma desorganizada ha  ocasionado graves problemas sociales ligados  al desempleo  y el surgimiento  del  vandalismo, por consiguiente el aumento de delitos.
Por lo cual las personas tienen que habituarse a la nueva realidad social que existe. “Y, para ello, el cambio  de los patrones de conducta es esencial para salir bien librados  al transitar por la vía pública”.

Por ejemplo,  recomendó  eliminar la costumbre de tomar atajos para llegar a sus casas por zonas abandonadas o poco iluminadas. “En caso de que  sea víctima de un asalto es preferible que la persona no pida ayuda en relación al delito, sino que grite incendio”, dice. “La gente es más propensa a tomar atención a este tipo de llamadas que a intervenir para prevenir un delito”.

Marcos Vinicio Cepeda,  abogado penalista,  coincide en  que  el cambio de patrones de conducta es  determinante para   reducir el riesgo hasta en un 40%. “Un delincuente se ve  más tentado a  asaltar a una persona que posee un celular moderno en sus manos por las calles, que aquel que lo lleva dentro de sus bolsillos. Este mismo caso se presenta a quien luce una vestimenta elegante en una zona considerada roja o de alta peligrosidad”, recalca.

La Fiscalía General del Estado elaboró un manual de prevención de delitos en el que  se analiza los métodos que pueden asumir las personas y reducir notoriamente los casos en base a la realidad local.

El documento detalla  que  los actos delictivos  se  incrementan  de 06:00 a 09:00 y de 19:00 a 22:00. Esta situación sucede igualmente en los días de quincena,  festivos y a finales  de año.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: