Entrevista a Juan Zapata Silva, director general del Servicio Integrado de Seguridad ECU-911

El ECU-911 recibió 2 millones de llamadas falsas en 6 meses

- 20 de junio de 2019 - 12:05
Juan Zapata Silva, director general del Servicio Integrado de Seguridad ECU-911
Foto:L William Orellana | et

La entidad cuenta con 4.600 cámaras, de las cuales 2.500 necesitan mantenimiento. Entre los planes de la nueva administración está incorporar el reconocimiento facial y corporal.

En lo que va de 2019, el Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 atendió 5’300.000 emergencias.; la mayoría relacionadas con la seguridad ciudadana.

Juan Zapata Silva asumió la dirección general hace un mes y en diálogo con diario EL TELÉGRAFO, comentó que uno de sus planes es que la institución deje de ser solo de reacción, sino que también sea de prevención.

¿Cuáles son los temas principales a prevenir?
Hay temas que preocupan como los accidentes de tránsito, la violencia de género -en donde tenemos estadísticas muy elevadas-, el microtráfico y el consumo de alcohol y otras drogas. Para atender esos problemas vamos a repotenciar el ECU-911.

¿En qué consistirá la repotenciación?
Contamos con 4.600 cámaras, de las cuales 2.500 necesitan mantenimiento inmediato. El número de puntos de vigilancia será ampliado porque las necesidades aumentan. También se incorporará la inteligencia artificial (reconocimiento facial y corporal).

Además existe un sistema Audiobox, mediante el cual -a través de parlantes- llamamos la atención de los infractores.

¿Cuáles son las estadísticas de violencia de género?
En lo que va de 2019 se han generado 53.239 llamadas de emergencia a escala nacional; es decir, un promedio diario de 353.

Las provincias donde se reporta la mayor cantidad de incidentes son Guayas, Pichincha, Los Ríos, Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas.

¿Hay alguna otra situación preocupante?
Me llama mucho la atención que, en lo que va de 2019, recibimos 5’300.000 llamadas, de las cuales 2’056.000 son falsas. Es decir, el 40% de las alertas nos genera no solo movilización irresponsable de recursos y gastos operativos, sino que se arriesga la vida de otra persona que realmente sí necesita atención.

¿Qué acciones se tomarán al respecto?
Queremos generar conciencia del buen uso de la línea de emergencia, pero esto tendrá tiempo y si no hay resultados o las personas no entienden vamos personalmente y -les daré la disposición a los coordinadores zonales- para colocar denuncias penales por el mal uso del sistema.

¿Cuál es su principal reto?
Que cuando un ciudadano llame al 911 sepa que la ambulancia, el patrullero o la unidad de tránsito llegarán en los tiempos adecuados.

¿Hay procedimientos para cambiar esto?
Sí, se necesitan cambios en cuanto a la información que se solicita a la persona que llama. No olvidemos que solicita atención y está en crisis, con estrés, con pánico. A veces preguntamos puntos de referencia cuando debemos aprovechar la tecnología, por ejemplo GPS. Incluso algunos datos personales de quien llama están de más. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: