Disparos detuvieron huida de más reos en el CDP

20 de diciembre de 2013 - 00:00

Todo estaba planeado para el domingo 15 de diciembre, a las 10:00. A medida que transcurrían las horas la tensión aumentaba, como un termómetro en ebullición, en las personas privadas de libertad en el Centro de Detención Provisional (CDP) de Quito. Las visitas llegaban al exterior de la cárcel.

En el interior, dos presos salieron a botar la basura, entraron a una oficina y después, supuestamente, estalló una bomba lacrimógena en el patio central del CDP. La confusión y el humo ayudaron a los reos a escapar.

Con armas blancas amenazaron a los guías que resguardaban el lugar y empezó la estampida, supuestamente, que sorprendió a los guías de las 4 puertas que se necesitan pasar antes de acceder al portón principal de la calle Rocafuerte.

En unos minutos se habían evadido 56 reos e inmediatamente comenzaron la persecución y los disparos al aire, que alarmaron a los moradores que habitan en el entorno del penal.

Los reos tomaron, la mayoría, la ruta del mercado, cercano al CDP, tumbaban los puestos y las personas que encontraban a su paso. Su afán era alejarse de la prisión.

Los vendedores del mercado de San Roque, ubicado a pocos metros del penal, hacia donde huyeron los presos, aún recuerdan ese tropel de hombres “algunos entraron tumbando todo a mí uno me pidió que le regalara ropa”, dijo Luis, quien tiene un local de prendas usadas en la vereda de ingreso al mercado.

Enseguida un grupo de policías detuvo a varios reos, en medio del temor de las decenas de vendedores y clientes que se encontraban en el lugar.

Continúan intranquilos
“Hasta ahora sigo nerviosa”, comentó Mary, una vendedora de empanadas que tiene su puesto hace varios años en la calle Rocafuerte, frente a la puerta de ingreso del Centro de Detención Provisional de Quito, y que el pasado domingo observó cómo un grupo de presos empujó la puerta de rejas azules y salió corriendo.

“Eran como las 10 de la mañana”, indicó la mujer que relató que enseguida escuchó gritos al tiempo que se fijó que la muchedumbre salía a velocidad empujando a las personas. “Eran un montón y después pum pum, los disparos, agarré a mi hijo pequeño y me fui para atrás, por la parte de los baños sin regresar a ver, parecía que me estaban disparando, fue bien feo”.

La misma percepción tuvo Victoria Lema que vende bebidas, frutas y golosinas en la misma calle. “Solo escuché las detonaciones y me agaché por si acaso, entonces pasaron los presos a toda velocidad tumbando las manzanas. La gente gritaba, todo era confusión”, contó. La comerciante aseguró que al cabo de unos minutos todo volvió a la calma. “Me quedé nerviosa, nunca había pasado algo así”.

La mujer comentó que se fijó cómo los hombres corrieron hacia el sector del mercado, mientras la Policía disparaba al aire, lo cual, al parecer, detuvo la intención que tenían otros reclusos.

El mismo día, guías, policías y funcionarios de Rehabilitación fueron destituidos de sus cargos, y arrestados, y puestos a órdenes de la Fiscalía.

También, los operativos policiales lograron la recaptura de 19 reos. Hasta el momento 20 han regresado tras las rejas.

Visitas con normalidad
Mary que el miércoles visitó a su hijo que está en el CDP, acusado de vender marihuana, dijo que su vástago le había comentado que también corrió, pero se asustó cuando escuchó las detonaciones, junto con sus compañeros, por lo que se paró justo en el corredor de la salida y se regresó. “Adentro están amenazados para que no digan nada”, comentó la madre.

El resto de visitas ingresaba normalmente. “Ojalá ya no pase más cosas porque suspenden las visitas y mi esposo necesita que venga para apoyarlo con dinero, porque adentro todo cuesta”, señaló mientras esperaba con otras 25 personas su turno para ingresar.

La vigilancia policial ha aumentado, “estamos asignados 40 policías para controlar en el exterior, adentro del penal y en el CDP laboran con normalidad los guías”, indicó el oficial a cargo de la seguridad en el sitio.

Indagan origen de evasión
Las autoridades todavía no tienen una explicación sobre cómo se preparó la evasión. Los primeros datos emitidos por el ministro de Justicia (e), José Serrano, dan cuenta de que sería un plan posiblemente ideado por varios internos, supuestamente, liderados por ‘Mender Sucho’, quien inexplicablemente fue trasladado de la cárcel 2, donde cumplía una condena de 25 años por el asesinato del boxeador Jaime ‘La Bestia’ Quiñónez, al CDP .

El Gral. Lino Proaño, jefe del Distrito Metropolitanio de Quito (DMQ), señaló que los fugados sortearon cuatro puertas antes de acceder al corredor de salida. “Cómo pudo suceder esto, es lo que tiene que investigar la Fiscalía. Habrá que revisar los videos”.

También, se tendría que indagar por qué días previos a la evasión masiva retiraron personal del CDP a otros lugares, reveló el jefe de guías de ese turno a su esposa.

Proaño explicó que su labor está enfocada en recapturar a los evadidos, pero la investigación del hecho depende de la Fiscalía por lo que no han tomado declaraciones ni han hecho ninguna indagación extra. “Lo que logramos determinar es que en el CDP existen alrededor de 60 internos con sentencia”.

El oficial señaló que el CDP es una prisión de seguridad moderada y recordó que de los 35 fugados que se buscan hasta el momento, 8 ya tienen condena.

La Dirección de Rehabilitación nombró a Dany Roa como nuevo director del centro, sin embargo varios abogados reclamaron que los trámites se han demorado, así como las boletas de excarcelamiento.

Mientras tanto, la Policía Nacional corta todas las vías de salida de los prófugos, incluso ha solicitado apoyo a la Interpol.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: