Cuatro empresas proveían los precursores a narcos

10 de agosto de 2012 - 00:00

Siete laboratorios de droga fueron descubiertos -la mañana del miércoles- por agentes policiales en zonas fronterizas de la provincia de Esmeraldas.

El ministro del Interior, José Serrano, indicó que luego de una investigación conjunta entre fiscales y policías de Ecuador y Colombia se desarticuló la principal banda de apoyo al crimen organizado que proveía de precursores y sustancias químicas a los narcos para el refinamiento de droga.

Uno de los laboratorios funcionaba en el cantón San Lorenzo y aparentaba ser una empresa maderera, pero en realidad se dedicada a la comercialización de los químicos metalbisufito de sodio, butanol, carbono activado y sustancias que son de libre venta en Ecuador, pero es restringida en Colombia.

Mientras que en el lado colombiano, los laboratorios estaban en el sector de Tumaco. En ambos territorios se encontraron plantaciones de coca. Mediante el operativo denominado “Mataje” se logró detener a siete personas:  seis en Esmeraldas y una en la provincia de Los Ríos.

Según las autoridades, el presunto líder de la banda sería el ecuatoriano Wilmer Adal Gimbo Cando, quien además operaba directamente con las compañías “Quimipac” y “Resiquin”, ubicadas en Guayaquil, además de “Química Hinojosa” y la empresa Herrera Químicos Exportaciones e Importaciones, situadas en Quito.

Las empresas se encargaban de proveer de diferentes sustancias para procesar la droga. Cerca de ocho precursores químicos se venden libremente en el país, dijo Serrano. 

Agregó que hasta el momento se investigan a las distribuidoras para determinar si estarían vinculadas con las  involucradas en el caso, que ya habrían comercializado alrededor de 60 toneladas en los últimos meses hacia Colombia.

Otro de los detenidos es Nelson Cuajivoy Llanos y David Cuajivoy Cortez, señalados como integrantes de las bandas conocidas como “intermedias”, que se encargan de proteger el tráfico de estupefacientes. Además se los vincula con el sicariato y la extorsión, en especial en la zona norte del país.

En los operativos se decomisaron 3.240 galones de sustancias químicas líquidas, 300 kilogramos de sustancias químicas sólidas y 11 toneladas de hoja macerada de coca. Además, 11 armas largas, cinco cortas y 1.400 cartuchos para armas de largo alcance.

El ministro Serrano recalcó que estas operaciones se realizan con el apoyo del  Ministerio de Defensa,  además de la Policía y Fiscalía colombiana. Según agentes de la Unidad de Antinarcóticos, alrededor de 320.000 kilos de productos químicos fueron comercializados.

Patricio Franco, comandante general de la Policía Nacional, manifestó que el operativo se ejecutó después de siete meses de trabajo coordinado, en el que participaron 330 hombres, tres aeronaves colombianas y dos ecuatorianas.

Juan Carlos Barragán, director Nacional de Antinarcóticos, indicó que con el allanamiento de las empresas involucradas se iniciará una auditoría para entregar un informe a los jueces y así estos puedan tomar las acciones correspondientes.

Efraín Rodríguez, oficial de la Policía colombiana, destacó la importancia de los trabajos conjuntos. “Uno de los objetivos es sacar de las calles la droga que contribuye al aumento de la violencia en nuestros países”, acotó.

El fiscal General del Estado, Galo Chiriboga, anunció que en septiembre se reunirá con su similar colombiano, precisamente en la provincia de Esmeraldas, para tratar acciones conjuntas que permitan nuevos resultados de este tipo. “Con el también país fronterizo de Perú se han hecho operativos relacionados al tráfico de combustible”, precisó el fiscal Chiriboga.

Por otro lado, las autoridades anunciaron la detención, en la provincia de Manabí, de Cristóbal López, ex funcionario  involucrado en el desvío de fondos del Ministerio del Ambiente, ocurrido el pasado mayo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: