Cuatro instancias investigan casos de corrupción en esta emergencia

Presuntas irregularidades en la adquisición de insumos médicos es la principal causa en la que habrían incurrido diez hospitales. Hasta el momento hay cuatro personas detenidas y decenas de diligencias dispuestas por Fiscalía.
07 de mayo de 2020 00:00

Denuncias de irregularidades en contratos para la compra de mascarillas, fundas para recoger cadáveres y otros insumos médicos, se han multiplicado en el país.

Por ello, al momento diez hospitales están siendo investigados (ver recuadro), aunque el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, advirtió que las indagaciones y auditorías se extenderán a otras casas de salud.

Hasta el momento, la Fiscalía, la Contraloría General del Estado, la Secretaría Anticorrupción y la Asamblea Nacional, llevan adelante procesos investigativos.

El caso que encendió las alarmas
El pasado 28 de marzo, autoridades del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) reconocieron que estuvo cerca de adjudicarse un contrato para la adquisición de mascarillas para enfrentar la emergencia sanitaria, en el hospital Los Ceibos.

Cada mascarilla, que otras entidades compran por $ 3, se iban a adquirir a $ 12. El proceso fue interrumpido antes del pago de $ 1,5 millones.

La Comisión de Fiscalización de la Asamblea y el Pleno citaron al entonces presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda, y a otros funcionarios para que expliquen lo sucedido y pidieron la información relacionada con los procesos contractuales denunciados.

A su vez, la Contraloría General informó, el lunes, que ha abierto cinco exámenes especiales para auditar compras realizadas durante la emergencia en igual número de casas de salud.

Entre los hospitales está el Eugenio Espejo, donde se auditan dos adquisiciones de equipos para robótica y cirugía laparoscópica, para los que se asignó un presupuesto cercano a $ 5 millones.

El hospital Baca Ortiz ha impulsado 27 compras de medicinas e insumos.

En Carchi, también se investigan procesos en el hospital Luis Dávila, de Tulcán. En esa casa de salud, desde que rige el estado de excepción, se han ejecutado 20 procedimientos de compra.

A estos tres casos se suman los de los hospitales de los Ceibos y Guasmo Sur en Guayaquil, en los que se conoció de posibles sobreprecios en la consecución de insumos como bolsas para cadáveres y mascarillas.

El ministro de Salud informó que el hospital Enrique Garcés, ubicado en el sur de Quito, también es una de las casas de salud que están siendo investigadas.

Otros centros donde la Secretaría Anticorrupción interviene son los hospitales Verdi Cevallos, de Portoviejo; Rodríguez Zambrano, de Manta; y Teodoro Maldonado Carbo, de Guayaquil.

El exdirector del Eugenio Espejo, Pablo Izquierdo, rindió su versión libre dentro de una indagación abierta, en la Fiscalía en Quito.

Ministra de Gobierno denuncia
La tarde de ayer, la ministra de Gobierno María Paula Romo remitió una carta a la fiscal general, Diana Salazar, solicitando se investiguen adquisiciones que fueron realizadas durante la actual emergencia por parte del Sistema de Seguridad Social de la Policía Nacional, particularmente del hospital Docente No. 2 de la Policía Nacional de Guayaquil.

En la carta, Romo señala que llegó a su despacho una orden de compra con el número 000 4174 efectuada por el hospital Docente, en la que se anota la adquisición de 400 bolsas impermeables para cadáveres covid-19 en $ 130 por unidad, además 5.000 mascarillas N95 a $ 10 cada una.

Por este motivo, dijo que se envió la documentación necesaria de manera que se investigue esta compra y en caso de que se constituya un delito, se inicien las diligencias legales necesarias.

Las acciones fueron inmediatas. Fiscalía realizó dos allanamientos en Guayaquil y se conoció que siete personas fueron detenidas para que rindan versión. (I)

12 cuerpos recogidos en Quito
El pasado viernes, la Fiscalía General abrió una investigación en Guayaquil para determinar los responsables de un mal manejo en la identificación de cadáveres en el hospital de Los Ceibos, donde se encontraron 237 cuerpos en estado de descomposición. Hasta ahora, han sido reconocidos 106.

Esta situación es la que se trata de prevenir en la capital. La Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) realiza levantamientos de cadáveres en la vía pública o dentro de sus domicilios. Hasta el momento, se han levantado 12 cadáveres.

El último caso ocurrió el martes, en La Ferroviaria (sur de Quito). Se trató de un comerciante de papas, que murió tras desplomarse en el asfalto. El hombre presentaba síntomas de covid-19, advirtió Diego López, capitán de Criminalística.

Empleados de la Funeraria Los Lirios llegaron al lugar, en donde se realizó el respectivo levantamiento. Ayer, los restos fueron inhumados. (I)

Contenido externo patrocinado