Comisaría cierra el consultorio clandestino donde murió mujer

- 29 de agosto de 2018 - 00:00
En las calles Portete y Pedro Moncayo se clausuró el consultorio clandestino que funcionaba en un domicilio.
Foto: Fabrizzio Obando Laaz / El Telégrafo

La Fiscalía investiga desde cuándo el detenido Raúl Jiménez Poveda utiliza su domicilio para la práctica de abortos, sin que tenga título de médico. Él atendió a Yusmery Elena N.F. en ese lugar.

En las calles Portete y Pedro Moncayo funcionaba en un domicilio un consultorio clandestino, donde se practicaban abortos. Un hombre, identificado como Raúl J.P., sin título profesional de médico, atendía a las pacientes.

Una de ellas fue Yusmery Elena N.F., de 19 años, quien interrumpió su embarazo de 14 semanas al practicarse un aborto que le costó la vida, el lunes último.

Según denuncia de Margarita Verónica Farías Cárdenas, madre de la víctima, a las 16:00 del lunes la llamó un ciudadano para decirle que su hija se encontraba mal. Inmediatamente acudió al consultorio y halló inconsciente a Yusmery. “No reaccionaba, el ‘médico’ me dijo que era un paro cardiorrespiratorio”.

Le pedí que llame a una ambulancia pero se negó, al ver mi insistencia me dijo “que le ponga la denuncia, yo me voy preso, no lo quise hacer”, señala en la denuncia.

“Cuando llegó la ambulancia, la paramédico trató de reanimarla, pero ya no tenía signos vitales”. Yusmery Elena había fallecido.

Cristhian Dávila, agente de Criminalística, indicó que durante la inspección del lugar hallaron una camilla ginecológica e instrumentos médicos alrededor de la víctima. “El hombre no tenía título y por eso se efectuarán las investigaciones”.

El fiscal de turno Manuel Vélez dispuso a los policías que detengan a Raúl J.P., de 72 años, y lo trasladen a la Unidad de Flagrancia del complejo Albán Borja.

Según Vélez, se presume un caso de aborto con muerte, que está tipificado en el artículo 147 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). “Cuando los medios empleados con el fin de hacer abortar a una mujer causen la muerta de esta, la persona que los haya indicado con dicho fin será sancionada con pena privativa de libertad de siete a 10 años, si la mujer ha consentido el aborto...”.

Además informó que las investigaciones continúan en este caso para determinar las responsabilidades.

Personal del área de Justicia y Vigilancia del Municipio procedió a la clausura del establecimiento clandestino, por falta de tasa de habilitación y por no respetar las ordenanzas, pues en ambas puertas corredizas no tiene nombre del local. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: