El bebé rescatado tras secuestro aún no es entregado a sus familiares

- 10 de noviembre de 2019 - 00:00
El cuerpo de Adriana, de 17 años, fue sepultado al mediodía de ayer en el cementerio Ángel María Canals, en el suroeste de Guayaquil.
José Morán / ET

La última vez que América vio a su nieta, Adriana, fue antes de que la llevaran a dar a luz su segundo hijo. Siete días después, la adolescente de 17 años fue asesinada y su vástago secuestrado.

La abuela, de 62 años, contó que a Adriana ella le decía “mi flaca” o “risita”. Rememoró las travesuras y cómo la vio crecer en su casa ubicada en Las Malvinas, en el sur de Guayaquil.

Ahí mismo fue velado su cuerpo. A las 10:00 de ayer, los allegados de Adriana cargaron el cofre mortuorio y caminaron 16 cuadras hasta la avenida Perimetral.

El resto del camino, de 8 kilómetros hacia el cementerio Ángel María Canals, en las calles 38 y la G, en el suroeste, lo hicieron en seis autos y un bus.

América contó que aún no ven al bebé que fue secuestrado y luego rescatado en Cuenca.
Lo poco que sabe es que está hospitalizado en esa ciudad. Mientras tanto ella cuida al otro hijo de Adriana, que tiene un año y un mes.

El sábado 9 de noviembre de 2019, camino al cementerio, el infante iba sobre las piernas de su abuela. El pequeño ha preguntado reiteradas veces por su mamá y América ha decidido responderle que ya no está, que se fue al cielo.

Al mediodía, el cuerpo de Adriana fue ingresado a una bóveda. Marisela, su progenitora, no pudo ver ese momento, pues sus piernas se desvanecieron dos pasillos antes de llegar.

Un pariente la sostuvo para que no se golpeara. A pocos metros, un hombre gritaba: ¡Tienen que pagar lo que le hicieron a mi sobrina! ¡Queremos justicia!

El asesinato de Adriana ocurrió el 6 de noviembre en la casa donde vivía, en la cooperativa Sergio Toral, en el noroeste de Guayaquil.

Iris C. guarda prisión como sospechosa de planificarlo. La procesada aseguró que no actuó sola, si no con otros tres ciudadanos que hasta el cierre de esta edición no eran aprehendidos.

En Cuenca están presas Yomayra Ch., quien habría contactado a Iris para pedirle un bebé a cambio de $2.000 y Máryuri G., la madre de Yomayra, quien perdió un bebé y supuestamente pretendía reemplazarlo con el robado. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: